Hay dudas sobre ética de posible jefe de gabinete de AMLO: The Wall Street Journal

Y en lo que Meade y Anaya se despedazan, desde Estados Unidos llega el némesis de Andrés Manuel López Obrador, pues para que también tenga con qué entretenerse durante el periodo intercampañas. Se trata del The Wall Street Journal, diario que muy oportunamente publicó un texto en el que se cuestiona la ética de uno de los nombres fuertes del equipo del tabasqueño: el empresario Alfonso Romo.

En el artículo firmado por Mary Anastasia O’Grady titulado “Cómo hacerse rico muy rápido en México”, se apunta que Romo -desde ya nombrado jefe de gabinete, en caso de que AMLO asuma la presidencia- habla de valores y moral en el proceso de “reconstrucción” de México… sin embargo, no es del todo claro que el empresario de Monterrey aplique lo que pregona: “al menos en una ocasión, con su empresa Seminis (…) dejó dudas sobre su compromiso con la transparencia y la responsabilidad fiduciaria”, siendo ésta la responsabilidad de los administradores de fondos de inversión para actuar siempre buscando lo mejor para los beneficiarios del fondo. No aprovecharse de la confianza que le tienen sus socios en el manejo del varo, pa’ pronto.

O’Grady pone de ejemplo de lo anterior un caso que data del 2002, cuando Romo era CEO de un conglomerado conocido como Savia y, además, director general de la referida Seminis. En resumen del extenso texto lleno de movimientos muy claros para los entendidos en temas empresariales y de financias, Forbes señala que lo que la articulista denuncia es que Romo ganó millones de dólares con la compra y posterior venta de una empresa.

¿Cómo? Vendió Seminis (75% propiedad de Savia, del cual era presidente) a la firma Fox Paine que ofreció a los accionistas públicos 3.78 dólares por acción y 3.40 por acción a Savia, en una transacción en la que se movieron cerca de 650 millones de pesos. “Los accionistas fueron impedidos para buscar más opciones de compra”, señala O’Grady, mientras que el vocero de Romo, Bernardo Jiménez, refuta diciendo que la de Fox Paine era la mejor opción y que otros posibles compradores no mostraron mucho interés, ya que Seminis trabajaba con organismos genéticamente modificados y, en ese entonces, había mucha controversia con el tema.

 

Para 2005, Romo, sus socios y Fox Paine hicieron acuerdo y plan de fusión con Monsanto, empresa que acabó por pagar por Seminis 1.5 mil mdd, asumió su deuda y, además, se comprometió a dar un bono de rendimiento de hasta 125 mdd a una compañía llamada Marinet… propiedad de socios de Romo. De los movimientos iniciados en 2002 a este punto, Romo y sus allegados “tuvieron una ganancia de 950 millones, más que duplicaron su dinero”, señaló O’Grady.

 

Para explicar lo bien que les salió el negocio, Jiménez señala que, una vez vendida a Fox Paine, se reestructuró la empresa y, además, la polémica sobre los organismos transgénicos se alivianó. Sin embargo, para la articulista este caso plantea cuestionarse si Romo “mantuvo su responsabilidad fiduciaria como presidente para llevar a cabo un acuerdo justo y transparente. Esa es la definición misma de ética”.

En respuesta a este artículo que vuelve a despertar dudas sobre la gente que rodea a AMLO, el propio candidato presidencial defendió a su posible futuro jefe de gabinete, señalando que se trata de un “empresario ejemplar”. “Nos ha ayudado mucho, y por eso precisamente es que Televisa está atacándonos, pero es propio de la temporada”. ¿Televisa?, ¿qué no fue el WSJ? Ahhh sí, pero es que como AMLO vio que la televisora fue la que retomó el texto de O’Grady, pues la cargó contra ella. “Se escudan en un periódico extranjero que da a conocer la noticia, cuando muchas veces esos periódicos inventan noticias. A ese periódico en particular, el Wall Street Journal, lo tuve que demandar porque me difamó. No sólo por venir del extranjero una noticia es veraz”, agregó.

Comentarios