En Siria se intercambia la ayuda humanitaria por favores sexuales: BBC

A raíz de los casos que salieron a la luz en donde trabajadores identificados como miembros de la ONU y otras organizaciones benéficas abusaban sexualmente de mujeres en zonas de conflicto a donde se enviaban misiones de ayuda humanitaria, las agencias señalaron que tenían cero tolerancia en contra de la explotación, además aclararon que no tenían conocimiento de ningún caso de abuso por parte de socios en las regiones afectadas, especialmente en Siria.  

Pero parece ser que esto no es tan cierto.

La BBC publicó una investigación acerca de la crisis que se está viviendo en Siria debido a la guerra civil. De acuerdo con la información, hombres que prestan ayuda en nombre de la ONU y organizaciones benéficas internacionales intercambian ayuda humanitaria -alimentos- a cambio de favores sexuales.

Algunos trabajadores humanitarios confirmaron al medio de noticias internacional que la explotación está tan extendida que algunas mujeres sirias ya no querían ir a los centros de distribución porque la gente pensaría que habrían ofrecido sus cuerpos por ayuda para llevarla a sus casas.

Incluso se afirmó que algunas agencias humanitarias ‘se estaban haciendo de la vista gorda’ porque el usar a terceros y funcionarios locales era la única forma de llevar ayuda a partes peligrosas de Siria en donde el personal internacional no podía acceder.

El año pasado el Fondo de Población de las Naciones Unidas hizo una evaluación de la violencia de género -Voces de Siria 2018- en las regiones sirias y llegó a la conclusión de que se estaba intercambiando asistencia humanitaria por sexo.

En el informe se dieron ejemplos de mujeres o niñas que se casaron con funcionarios durante un periodo corto de tiempo para intercambiar ‘servicios sexuales’ por comida, o distribuidores pidiendo números de teléfono para ‘una visita a su casa y pasar una noche con ellos’.

Las mujeres y niñas que no tienen ‘hombres que las protejan’ como vidas, divorciadas o las desplazadas internas son consideradas particularmente vulnerables a la explotación sexual.

Pero esta información no es nueva, Danielle Spencer, asesora humanitaria por parte de una organización benéfica, se enteró de las denuncias por un grupo de mujeres sirias en un campamento de refugiados en Jordania en marzo de 2015. La situación fue reportada desde entonces.

Meses más tarde, en junio de ese mismo año, el Comité Internacional de Rescate encuestó a 190 mujeres y niñas en Dara’a y Quneitra, Siria: alrededor del 40% dijo que sufrió de violencia sexual mientras tenían acceso a los servicios, incluida la ayuda humanitaria.

La ONU y las organizaciones presentaron la información en una reunión, como resultado intensificaron sus procedimientos lanzando nuevos programas y sistemas para proteger a las mujeres y niñas en el sur de Siria.

Foto destacada: Chris McGrath/ Getty Images

Comentarios