Brad Parscale, ‘el gurú digital’ elegido por Trump para la campaña de reelección en 2020

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lleva apenas un año en la Casa Blanca pero ya nombró a quien será su Jefe de Campaña buscando la reelección en 2020: Brad Parscale. 

Parscale es el exdirector de la campaña digital en 2016 de Trump. 

Antes de ese año, Brad era un principiante político. En un principio fue el encargado de supervisar las operaciones digitales de la campaña desde su firma de diseño y estrategia web Giles-Parscale. Posteriormente se convirtió en una de las campañas digitales más exitosas y controvertidas  en la historia presidencial. 

Parscale es una de las pocas personas que ha trabajado junto a Trump desde los primeros días de su campaña principal en 2015, se acercó a la publicidad de campaña ya que compraba anuncios digitales para clientes comerciales en Texas, donde pasó la mayoría de su carrera.

Ya al final del ciclo electoral, asumió responsabilidades más amplias que la publicidad digital, fue ascendido a gerente de campaña, lo que sugiere que Trump considera que las batallas electorales en el futuro se ganarán y perderán en línea. 

Esta decisión fue criticada en los medios ya que, en agosto de 2016, los titulares señalaron que la campaña de Clinton ya había gastado 52 millones de dólares en anuncios de televisión, mientras que la de Trump había gastado 0 en ese medio. Incluso en algunos círculos republicanos se consideró que la inexperiencia política de Parscale sería un lastre que podría retrasar al partido.

Sin embargo, con esa campaña se mostró cómo las campañas pueden ejecutarse de manera más económica pero con un alcance mayor a través de plataformas como Facebook. La estrategia fue parte instinto y parte necesidad porque la campaña se ejecutó con un presupuesto reducido debido a que Trump no solicitó donaciones hasta después de haber logrado la nominación del partido republicano. A pesar de eso, para el día de las elecciones, la campaña de Trump ya había superado por mucho a la campaña de Clinton en Facebook. 

Poco después de las elecciones en una entrevista con Wired, revista estadounidense, Brad declaró que Facebook y Twitter fueron la razón por la que ganaron “Twitter para Trump y Facebook para recaudar fondos”. 

Sin embargo esto se ve involucrado directamente con el Rusiagate. Una supuesta granja rusa llamada Agencia de Investigación de Internet compró varios avisos políticos en Facebook, Twitter y Google exponiendo a millones de personas a la propaganda rusa diseñada para dividir al electorado.

A principios de este mes les informamos que el fiscal especial del FBI, Robert Mueller, acusó formalmente a 13 operarios ruros que ayudaron a llevar a cabo esta campaña, conocida como Proyecto Lahkta. Un día después el ex asesor de Trump, Rick Gates, se declaró culpable de conspiración y falso testimonio.

Estas investigaciones se han enfocado cada vez más en la publicidad digital, por lo que el Congreso ha llamado a declarar a Facebook, Twitter y Google acerca de la situación. Parscale también declaró a puerta cerrada ante el Congreso y escribió en su cuenta de Twitter en julio del año pasado que no estaba “al tanto de ninguna participación rusa en las operaciones digitales y de datos de la campaña presidencial Trump 2016” y añadió que la campaña utilizó exactamente las mismas estrategias de marketing digital que todos los días utilizan las empresas estadounidenses.

Foto destacada: Forbes 

Comentarios