¿Recuerdan a #LordFerrari? su auto quedó destrozado en choque en autopista del Sol

En el convulsionado año de 2016, directamente de las vialidades de la CDMX, llegó a las redes Alberto Sentíes, un fino sujeto que mandó a que su escolta le pusiera unos cocos al conductor de un Uber, esto tras un incidente de tránsito. Por tan prepotente acto, el susodicho se ganó el título de #LordFerrari y con él, investigaciones que ya nada tenían que ver con la agresión, pero que lo tenían al borde del tambo.

Pues bueno, el nombre de este noble caballero vuelve a sonar, debido a que su corcel de acero fue protagonista de un aparatoso choque en la autopista del Sol. De acuerdo con las primeras informaciones, el Ferrari rojo que hizo famoso a Sentíes quedó en calidad de chatarra, luego de que fuera impactado contra un muro de contención, chocara con un autobús de pasajeros y, para rematar, se incendiara. Todo esto en el tramo Cuernavaca-Chilpancingo.

¿Y cómo saben que es el auto del fino mirrey? Según se recuerda del penoso incidente de hace dos años, el vehículo de Sentíes poseía placas del estado de Morelos PYU-57-55, mismas que las del bólido en el que ayer dos colombianas eran pasajeras. Según Reforma, las mujeres de 22 y 25 años resultaron con quemaduras en primero y segundo grado, mientras que el conductor sólo quedó con algunas heridas leves… o aunque fueran de gravedad, se aguantó el dolor y prefirió darse a la fuga.

Hasta el momento se desconoce si Sentíes era el que estaba detrás del volante. Habrá que esperar a conocer la información recabada por los peritos que llegaron al lugar, para conocer que datos pudieron recabar.

Hay que recordar que el mentado #LordFerrari continúa bajo la lupa de las autoridades, debido a las acusaciones de fraude genérico que pesan en su contra. ¿Y de la golpiza que su escolta le dio al chófer en 2016? Bueno, ese caso parece ya cerrado, luego que el agresor -Sergio González- fue hallado muerto en un hotel de la Ciudad de México. No hay que ser malpensados, según las autoridades, la causa del deceso del escolta fue un infarto.

Investigado por el delito ya referido, Sentíes acusó que era víctima de una persecución injustificada por parte de las autoridades capitalinas,  “Con esto, han violado el debido proceso legal a que tengo derecho, así como al principio de presunción de inocencia”, alegó en video que hizo circular en redes sociales meses después de darse a conocer por el incidente de tránsito que protagonizó. “Todos sabemos que en este momento hay mucha presión sobre las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México, y están buscando distraer la atención con otros temas”.

Comentarios