Por hallazgo de explosivos, EEUU prohíbe a empleados usar embarcaciones turísticas en Quintana Roo

Por si no bastaran con las alertas terrestres, ahora hasta en el mar mar las autoridades estadounidenses le encuentran “peros” a la seguridad nacional… aunque bastante justificable, a decir verdad.

Ya que el pasado 21 de febrero se registró una explosión en un ferry en Playa del Carmen (hecho por el cual 26 personas resultaron heridas) y apenas ayer se encontró material explosivo a bordo de un transbordador turístico que opera entre Playa del Carmen y Cozumel, el gobierno de Estados Unidos (a través de su embajada en México) prohibió a sus empleados utilizar todos los transbordadores turísticos que viajen por la mencionada ruta, esto hasta nuevo aviso.

Recordemos que, en los hechos ocurridos el pasado 21 de marzo, cuatro de los heridos eran de origen estadounidense y, pese a que las autoridades se pusieron a investigar de inmediato, se continúa sin conocer el origen de la explosión. “Es una zona federal, en un puerto concesionado a un privado. Hasta este momento lo que tenemos es la posibilidad de una falla técnica, pero no tenemos más información sobre el motivo”, señaló en su momento el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González.

En lo que respecta a lo ocurrido ayer, Milenio reporta que fueron halladas dos bombas sin decenas en una embarcación de la naviera Barcos Caribe, esto cuando la embarcación de ubicaba a 500 metros de la costa de Cozumel. De acuerdo con Reforma, el transbordador “Caribe 2” es propiedad de Roberto Borge Marín, padre del exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge. La información que proporcionó la administración estatal es que la embarcación tiene aproximadamente 10 meses sin operar.

De acuerdo con Luis Cárdenas, con el hallazgo de los explosivos también se encontró una manta con amenazas directas a la alcaldesa de Playa del Carmen. Estas mantas serían adjudicadas al cártel de la Tumba y el cártel de El Tarta. Según información del periodista, en la manta el grupo criminal también se adjudica la explosión del pasado 21 de febrero la cual, hasta el momento, es manejada por las autoridades como resultado de un “accidente”.

En lo que respecta al comunicado publicado en la página de la embajada de Estados Unidos en México, se pide a los empleados gringos que estén “alerta de sus alrededores y ejerza precaución”. Además, se les solicita adquirir un seguro de viajes con cobertura específica en México y que éste incluya cobertura de evacuación médica. Por otra parte, se les invita a contactar con la embajada  consulado estadounidense, en caso de que así lo requieran.

Sin ofrecer más información o hacer algún apunte para el caso de los turistas que visiten en próximas fechas al estado de Quintana Roo, la embajada de Estados Unidos se limita a señalar que “las autoridades de México y de los Estados Unidos continúan investigando”.

Comentarios