“Hay indicios de que Anaya recibió moches como diputado”, dice la PGR… digo, el PRI

Como ya está más que aclarado el caso Odebrecht y todo el entramado corrupto de “La Estafa Maestra”, con toda la autoridad moral que no tiene el PRI exigió nuevamente que Ricardo Anaya explique todos los actos de corrupción en que ha incurrido. Además, sin que la PGR lo haya siquiera insinuado en alguno de sus comunicados y sin ninguna prueba de por medio, también pidió que el candidato presidencial blanquiazul dé cuenta de “los posibles moches” que recibió siendo diputado federal del partido Acción Nacional. ¿Le saben algo o nomás le hablan al tanteo?

Estas exigencias formaron parte de un comunicado leído ayer por el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa, quien acompañado por una bola de güeyes que nomás sirvieron para poner una cara de indignación que debe ser reconocida en la próxima entrega de los Oscar, hizo referencia a las empresas y fundaciones “fantasmas” con las que -asegura- se ha beneficiado económicamente el panista y su “amigo”, el empresario Manuel Barreiro.

Luego de resumir todo lo que se ha dado a conocer sobre el caso, Ochoa sentenció: “Anaya debe de explicar todas las mentiras que le ha dicho al pueblo de México”, las cuales -dijo el dirigente tricolor- han sido una constante en toda su vida. “Hoy, toda la ciudadanía las conoce”.

De acuerdo con los cálculos del priista, los ingresos que el abanderado de la coalición Por México al Frente tuvo en los últimos años, no dan para sostener la operación financiera que se aventó al comprar un terreno que a la postre vendió (ya como nave industrial) en 54 millones de pesos. Aunado a esto, tampoco ha dado pruebas de no haber triangulado recursos como lo acusan dos personas que, supuestamente, fueron utilizadas para la compra-venta de la nave industrial con ayuda de paraísos fiscales. “La pregunta es: ¿cómo le alcanzó el dinero a Anaya para comprar un terreno en 10 millones de pesos si sus ingresos declarados era de 96 mil pesos mensuales?, ¿cómo le hizo después para vender ese terreno con una bodega en casi seis veces el valor original?”, agregó el hombre que mañosamente se había adjudicado una súper liquidación de 1.2 millones de pesos al renunciar a la dirección de la CFE (liquidación que “dice” donó a diferentes fundaciones”.

Con ganas de tumbarle la chamba al titular de la PGR, Elías Beltrán, Ochoa no sólo exigió cuentas, sino que adelantó resultados de las indagatorias sobre el caso, asegurando que “hay indicios” de que las acciones financieras que ilegalmente realizó el panista fueron hechas con dinero que proviene “de moches” que recibió cuando fue diputado federal.

Por otra parte -y olvidando el oscuro pasado académico de Enrique Peña Nieto– Ochoa también sacó a colación el plagio descubierto en una de las ponencias que hace tiempo dictó el exlíder nacional del blanquiazul, “incluso plagió la presentación que hizo al convertirse en candidato presidencial del PAN”, acusó.

“Así no Anaya, violando la ley, creando empresas y fundaciones fantasma. Así no Anaya, recibiendo supuestos moches, lavando dinero y engañando al pueblo de México. Así no Anaya, así no, así no se participa en las elecciones más importantes en la historia de nuestro País”, remató Ochoa para después decirle a la PGR que no hay bronca por los constantes señalamientos de estarle haciendo el trabajo sucio a la campaña de José Antonio Meade… síganle “investigando”… claro, todo “conforme a derecho”.

Comentarios