Unesco reconoce a credencial para votar como “patrimonio moderno” del país

Pues si el INE buscaba algo con que echarse porras previo a la próxima elección presidencial, muy oportuna y espontáneamente llega el reconocimiento de la Unesco. Tampoco es una mención que haga echar de lado  los no muy claros resultados de las últimas contiendas electorales o el fraudulento uso que algunos candidatos independientes hicieron de ella para obtener las firmas necesarias para su registro… pero, de esto a nada.

Por la evolución que en los últimos años ha tenido la credencial para votar, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) reconoció al documento de identificación oficial como “patrimonio moderno del país”.

En el evento en el que el INE recibió el reconocimiento “Memoria del mundo para México”, la organización mundial señaló que la credencial con fotografía “es testimonio del clima histórico social, de las circunstancias de su tiempo y recoge momentos de gran importancia para el país, como cuando la mujer fue considerada como ciudadana con derecho a votar”.

 

De acuerdo con el comunicado emitido por el INE, la directora y representante de la Oficina de la Unesco en México, Nuria Sanz, destacó el valor simbólico de la credencial para votar, valorado como patrimonio moderno en una serie de 10 archivos de identificación ciudadana, desde 1949 y hasta 1992.

El INE no fue el único en recibir reconocimiento, también lo hicieron la Filmoteca de la UNAM, el Archivo General de la Nación, el Centro de Estudios de Historia de México, Carso Fundación Slim y la Secretaría de Relaciones Exteriores, cada uno por un archivo en particular que resguarda. Por ejemplo, en el caso de la Filmoteca, se hizo acreedora al galardón por las valiosas colecciones cinematográficas testimoniales de la Revolución Mexicana.

“Estamos muy honrados y orgullos de recibir este reconocimiento y, sobre todo, saber del compromiso que esto conlleva”, comentó al respecto la titular de la Unidad Técnica de Transparencia y Protección de Datos, Cecilia Azuara.

Comentarios