Ahora iniciativa privada pide a gobierno no meterse en elección; “no me voy a meter”: EPN

A la petición de Ricardo Anaya y la de intelectuales, se suma la de empresarios, específicamente el sector patronal del país, el cual llamó a los gobiernos -tanto federales como estatales y municipales- a no intervenir en el actual proceso electoral.

Aplicando la misma que Enrique Ochoa (ahora que acusó sin pruebas a Anaya de haber recibido moches como diputado), el sector empresarial señaló que “hay una preocupación fundada” de que los mencionados gobiernos podrían destinar recursos humanos y materiales del erario para incidir en los recursos. Por ello, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, fue el encargado de hacer el llamado a los gobiernos a no involucrarse -ni a favor ni en contra- con algún candidato. A lo suyo: a su chamba.

“Tenemos una preocupación fundada por la evidencia que existe de hechos que ahora se han presentado de que podrían destinar recursos humanos y materiales de los distintos gobiernos para tratar de incidir de forma irregular en el proceso electoral. El llamado es que se abstengan de toda conducta que se aparte de la legalidad que no se involucren en las campañas políticas en favor o en contra de algún candidato o coalición y que se dediquen a cumplir con el mandato que tienen encomendado”, señaló el representante de la Coparmex.

 

Por la forma en que la PGR se ha conducido en la investigación por lavado de dinero, en la que él está involucrado (pero no sé sabe a qué nivel), Ricardo Anaya acusó directamente a Enrique Peña Nieto de ser el encargado de buscar su inhabilitación para continuar en la contienda electoral. Así que, en una forma de contratacar la embestida que ha recibido en los últimos días, el candidato presidencial de la coalición Por México al Frente advirtió que, en caso de poder comprobar “actos graves de corrupción”, procederá… incluso contra EPN. “Ya estuvo bueno que haya intocables en este país. Aquí el que la haya hecho la tendrá que pagar y esto incluye al presidente de la República, Enrique Peña Nieto”.

 

Por su parte, la revista Nexos publicó una carta dirigida al Ejecutivo en la cual se le hizo un llamamiento para dejar de hacer lo que evidentemente se hace (cof, uso faccioso de la PGR, cof). En el texto firmado por personajes como Héctor Aguilar Camín, Denise Dresser, Emilio Álvarez Icaza y Jorge Castañeda, se pide que, en caso de existir pruebas, se proceda legalmente contra Anaya, ya que eso de nomás “perseguir a un líder de la oposición” (que es lo dicen que es Anaya) deja a México al nivel de “países con regímenes autoritarios”… Ohh, ¿no que sería hasta “con ya saben quién” que estaríamos como Venezuela?

En respuesta a… pues a nadie, pero con especial dedicatoria para Anaya, el presidente se expresó al respecto, asegurando que no meterá su cucharota en el proceso electoral (cof, porque ya la metió, cof). Entrevistado tras su participación en el Congreso Nacional de Ingeniería Civil, Peña Nieto pidió a los medios “no engancharse” con diversas declaraciones que harán los actores políticos, remarcando que la única forma en la que se le verá participar en la elección del próximo presidente es emitiendo su voto, el 1 de julio.

Según lo dicho por el mandatario, es “natural” toda la bola de acusaciones que sobre la intervención del gobierno federal para desacreditar a Ricardo Anaya se han hecho… es más, recurriendo a la “vieja confiable”, Peña Nieto dio a entender que es cuestión de los medios la intensidad que el caso ha tomado. “A ver, no se enganchen tampoco los medios, lo que vamos a ver seguramente en este proceso electoral propio de toda democracia son los dimes y diretes de cada uno de los participantes y es normal y propio de todo proceso electoral lo que se diga, lo que se señale, lo que se posicione de parte de cada uno de los candidatos”, señaló EPN nomás dándole vuelta al asunto… porque sobre la directa acusación de Anaya o el señalamiento de los intelectuales sobre el uso de la PGR (con él como principal operador, por la falta de autonomía de la dependencia), nomás se hizo güey.

Comentarios