Aliados al régimen chavista exigen que inviten a Maduro a la Cumbre de las Américas

Hace casi un mes, les informamos que la ministra peruana de Relaciones Exteriores anunció que la presencia del mandatario venezolano ya no sería bienvenida en la Cumbre de las Américas. 

Esto tras el anuncio por parte del gobierno chavista (sin el respaldo de la oposición) de que las elecciones presidenciales en Venezuela serían adelantadas al 22 de abril. Muchos países mostraron su rechazo en relación a que las reglas del juego fueran puestas por el gobierno de Maduro.

A final de cuentas las elecciones si se aplazaron, pero no es la única razón por la que no quieren la presencia de Maduro en la Cumbre. Maduro es acusado de ejecutar una persecución contra opositores, llevar al país a una crisis económica de niveles alarmantes y anular la independencia de poderes.

En cuanto se enteró, Maduro declaró que aunque no lo invitaran él iba a estar presente: “no me quieren ver en Lima, me van a ver, porque llueva, truene o relampaguee, por aire, tierra o mar llegaré a la Cumbre de las Américas con la verdad de la patria de Simón Bolívar. Allí llegará la verdad de Venezuela” señaló durante una reunión de prensa con medios internacionales.

Esta declaración de Maduro fue apoyada por sus países aliados, países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) -Venezuela, Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam-.

Tanto es así, que han amenazado con aplicar medidas diplomáticas y políticas ante la negativa de invitar a Nicolás Maduro a la Cumbre de las Américas que se celebrará el 13 y 14 de abril en Lima, Perú.

El lunes pasado en Caracas, los aliados al régimen se reunieron en la 15º Cumbre del Alba-TCP, desde donde rechazaron la exclusión de Venezuela y su presidente Nicolás Maduro “consideramos que dicha cumbre debe ser un punto de encuentro para todos los Estados del continente y un espacio donde todos podamos expresar nuestras ideas, alcanzar consensos, de sentir y debatir, respetando nuestra diversidad”.

Hasta el momento, dicho acuerdo ha contado con el apoyo de Bolivia, Cuba y Nicaragua, que entre otras cosas han reclamado la intromisión en los asuntos internos de Venezuela, así también consideraron que la des-invitación es un intento por desestabilizar la gestión de Maduro: “Denunciamos el intento de resucitar la Doctrina Monroe, y la amenaza militar y llamada a un golpe militar contra el Gobierno de Venezuela”.

Foto destacada: VCG/ Getty Images

Comentarios