Podría haber reunión EPN-Trump… pero dependerá de avances del TLCAN

Como chamaco al que prometen que va a conocer a Mickey Mouse si se porta bien, así dejó Jared Kushner a Enrique Peña Nieto luego de su rápida visita en calidad de “enviado del presidente Trump”.

Tal como se había anunciado, el yerno y también asesor del mandatario estadounidense llegó ayer a nuestro país para ser recibido por el mismísimo Ejecutivo nacional, con quien conversó sobre asuntos de la agenda México-Estados Unidos. De acuerdo con el comunicado que emitió la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Trump le mandó a decir a EPN que si se porta bien y hace lo que se le pide sin volverse a poner pesado (como hace unos días por teléfono), chance y se le hará tomarse una foto con él, antes de abandonar Los Pinos. Bueno, no lo informaron así de despreciativo, pero casi

“Los funcionarios de ambos países acordaron que la realización de dicho encuentro dependerá del nivel de progreso alcanzado en los acuerdos vinculados con la relación integral, incluyendo el TLCAN y otros temas en materia de seguridad, migración y cooperación económica”.

Mientras que Kushner fue acompañado sólo por la subsecretaria para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Kimberly Breier, y unos muy “X” funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional de Estados, de los que ni siquiera se menciona el nombre, EPN presentó a los efectivos en las negociaciones del TLCAN: los secretarios de Relaciones Exteriores y de Economía, Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo, respectivamente. Entre todos, según el comunicado, discutieron asuntos relacionados con el combate al crimen organizado, la seguridad fronteriza, migración… y claro, la negociación del Tratado de Libre Comercio (TLCAN).

Como era de esperarse, legisladores cuestionaron que EPN haya accedido a hablar -como dicen los clásicos – “con el cacharpo y no con el que maneja el micro”… De acuerdo con Reforma, el presidente del Senado, Ernesto Cordero, señaló que Peña Nieto no debió haber accedido a entrevistarse con Kushner, pues porque se ve mal para la investidura presidencial: “el presidente de México trata con el Presidente de Estados Unidos. Yo creo que el presidente Peña no tiene por qué recibir al yerno de Donald Trump”, señaló el émulo de Rowan Atkinson.

“Ahhh, pero es el yerno…¡el yerno!”, dirán quienes se emocionan en los conciertos hasta cuando sale el güey que prueba los micrófonos. Pero hay que recordar que Kushner llegó a nuestro país no en su mejor momento: ya sin acceso a información confidencial en la Casa Blanca y con señalamientos de tráfico de influencias que ponen en duda si podrá continuar dentro del equipo de su suegro.

“Es un mal mensaje, Trump nos sigue haciendo menos, nos sigue ninguneando, nos sigue tratando no como el país vecino que somos, un país fuerte, con gente muy trabajadora, mexicanos que ayudan con mucha fuerza a la economía de Estados Unidos, porque hay una mano de obra de millones de mexicanos que están hoy allá”, comentó por su parte la senadora Mariana Gómez del Campo.

Comentarios