Hasta Calderón, Anaya advierte que “ni perdón ni olvido, sean del partido que sea”

“¿Qué clase de AMLO 2006 es éste?”, es lo que muchos se preguntan al ver la posición que en últimos días ha adoptado el candidato del Frente a la presidencia, Ricardo Anaya. Si bien es cierto que la PGR se ha mostrado sospechosamente ávida de revelar información relacionada con sus investigaciones, eso no quita que el panista está vinculado con un caso de dinero, el cual pronto lo podría poner frente a la justicia… pero en lo que eso sucede, el abanderado blanqui/solazteca/emecetista se autodenomina “enemigo del sistema”.

Ahora que ya advirtió que, en caso de que haya pruebas de que actuó ilegalmente, actuará contra el presidente Enrique Peña Nieto, reporteros cuestionaron al exlíder panista si la justicia también se podría aplicar contra otros expresidentes… digamos Felipe Calderón, con quien se dio un manejo de recursos bastante irregular en la construcción de la cosa ésa llamada Estela de Luz… mejor conocida como La Suavicrema. En respuesta, en lugar de defender a su todavía compañero de partido, Anaya sentenció: “Lo he dicho con absoluta claridad: este principio aplica a todos sin distingo, sin importar la jerarquía del cargo público y sin importar el partido político en el que la persona milite. El que la haya hecho la tiene que pagar. Ni perdón ni olvido, sean del partido que sea”.

 

Nomás para que vuelvan a hacer corajes, hay que recordar que el monolito que alguna vez sirvió para mandar mensajes cariñosos (quizás el mejor uso que se le ha dado desde que fue tardíamente inaugurado) tuvo un costo de mil 304 millones 917 mil pesotes, una cifra 192% superior a que la que se planteó al inicio de su construcción. De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación, para que la inversión en el monumento elevara su precio de manera manchada, diversas instancias que participaron en el proyecto tomaron decisiones sin coordinación y observancia de la normativa para asegurar la eficacia, eficiencia y economía en el uso de los recursos públicos.

La Estela de Luz de inauguró en enero de 2012, 15 meses después de la fecha establecida… y todas las irregularidades alrededor de ella, cual si fueran desvíos de la Sedesol, pasaron de largo no sólo para funcionarios, sino para los entonces comparsas de Felipe Calderón, incluyendo a Ricardo Anaya… ah, pero como ahora está en “modo perseguido político”, asegura que sí podría pedir investigar el asunto. Pues cómo no, si -aunque todavía panista- Calderón le volteó bandera… según para apoyar la candidatura de Margarita Zavala, pero todos los de su grupo (aquellos llamados “los rebeldes del PAN”) han mostrado simpatía por José Antonio Meade.

“Para mí es un honor ser el blanco de los ataques de este gobierno que es profundamente corrupto e ineficaz. Ser el enemigo del sistema, a mí, lejos de debilitarme, me honra. Así que yo les agradezco mucho, desde el presidente de la República y todos sus empleados, que hayan decidido atacarme todo el día”, remató Anaya en relación a las acusaciones por lavado las cuales él toma como ataques supuestamente orquestados desde el gobierno federal.

Comentarios