Sabotaje, manifestaciones y candidatos: el desabasto de agua en la CDMX

Vecinos de las delegaciones Iztacalco, Iztapalapa, Azcapotzalco, Coyoacán y Benito Juárez han denunciado la suspensión de abasto de agua en sus colonias desde hace semanas y, en algunos casos, hasta meses. Miguel Ángel Mancera Espinosa, jefe de Gobierno capitalino, indicó en conferencia de prensa que las válvulas de del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX) se han cerrado intencionalmente para “afectar la gobernabilidad” y son acciones con un propósito político.

“Se detectaron los puntos donde estaban cerradas las válvulas, que fue lo que había ocasionado que no se tuviera el suministro adecuado. Los que están haciendo esto saben que dañan a la ciudad y, por supuesto, es con la intención clarísima de afectar la gobernabilidad”, dijo Mancera el pasado 6 de marzo. El mandatario aseguró, también, que ya se habían identificado al menos en 50 puntos de la CDMX en donde hay cierres intencionales. El candidato plurinominal del PAN al Senado de la República informó que al no considerarse un delito violente, no pueden detener a los responsables a menos que los cachen en flagrancia.

Ayer, 7 de marzo, Mancera Espinosa indicó que para combatir esta problemática reforzarán la vigilancia de las válvulas de agua a través de las cámaras del C-5 y operativos de la policía capitalina y autoridades delegacionales. El jefe de Gobierno también señaló que se colocarán chapas en los registros. El representante del ejecutivo local aseguró que presentará las denuncias correspondientes ante la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJCDMX) por estos actos que podrían configurar el “delito de sabotaje“.

De acuerdo con lo expuesto por Miguel Mancera, estas prácticas ya se habían presentado en otros años, pero en el contexto del proceso electoral se han intensificado.

Miguel Ángel Mancera Espinosa, jefe de Gobierno de la Ciudad de México
Foto: Notimex-Francisco Estrada

Y a todo esto, ¿cuáles han sido las reacciones por el desabasto?

La ciudadanía se ha manifestado en las calles por la situación que se vive en algunas colonias. Por ejemplo, el 6 de marzo vecinos de la delegación Iztacalco cerraron la avenida Plutarco Elías Calles para solicitar una solución al problema. A mediados de febrero, habitantes de la colonia Narvarte acusaron que no tenían servicio de agua desde diciembre del año pasado y que no habían tenido respuesta de ninguna autoridad.

El problema del agua también ha llegado a la agenda de los candidatos al Gobierno de la CDMX. Mikel Arriola Peñalosa, abanderado de la coalición PRI-PVEM-PANAL, declaró que la administración de Mancera no puede dedicarse “a echar la bolita” y que en lugar de esto deberían de buscar alternativas. La gente está harta del mal gobierno de la ciudad, de la falta de agua, de la falta de movilidad y de servicios generales, apuntó el exdirector del IMSS.

Mikel Arriola Peñalosa, precandidato del PRI al Gobierno de la Ciudad de México
Foto: Facebook

Por su parte, Alejandra Barrales Magdaleno, candidata de “Por México al Frente“, lamentó estos actos y responsabilizó a Morena de estar detrás del cierre de válvulas. “Yo ya había advertido que seguramente se van a venir todo este tipo de planteamientos como el que denuncia el jefe de Gobierno con el tema del agua, porque en esta contienda tendremos, lamentablemente, la presencia de gente que no le va a importar afectar a otros con tal de generar una percepción de incomodidad”, dijo la exdirigente nacional del PRD.

El diputado José Alfonso Suárez del Real, a nombre del grupo parlamentario de Morena en la Asamblea Legislativa, negó que su partido esté detrás de los cierres y solicitó a las autoridades correspondientes llevar a cabo las investigaciones necesarias para dar con los responsables del desabasto en varias colonias. Claudia Sheinbaum Pardo, candidata de la alianza “Juntos Haremos Historia”, coincidió con Mancera Espinosa y dijo que en la CDMX sí hay un uso político en la distribución del agua, mismo que “tiene que acabar“.

La otrora jefa delegacional de Tlalpan negó que su partido estuviera detrás de la estrategia y acusó al Sistema de Aguas de no mandar suficiente líquido a la demarcación que gobernó, provocando así una crisis. “No le voy a poner nombre, ni apellidos, lo cierto es que estamos en una grave crisis del agua en la Ciudad de México, y muchas veces hay un uso político del servicio de agua potable cuando es un derecho humano“, remató Sheinbaum.

Comentarios