Gobierno federal interviene a policía de Tlaquepaque, hay sospecha de infiltración del crimen organizado

Aunque todavía no se confirma esta versión, se maneja que el hallazgo de ocho cuerpos dentro de una camioneta llevó a las astutas autoridades de la entidad a sospechar que, en una de ésas, dentro de la policía municipal de Tlaquepaque, Jalisco, podía haber algún infiltrado del crimen organizado… y por ello, sin previo aviso, procedieron a intervenir a la corporación local. Sin embargo, con tantos hechos del mismo tipo que se registran a lo largo y ancho del Estado (y del país entero) llevan a los administradores del municipio a preguntarse ¿no será que todo esto lleva tintes políticos y electorales?

Como sea, en lo que se ponen de acuerdo, el gobierno tapatío, con apoyo de las fuerzas federales, intervino a la policía de Tlaquepaque, adelantando que este hecho ya representa “una medida contundente frente a la inseguridad que padece la metrópoli”… ¿Entonces si estaban infiltrados hasta en los baños, no? Pues quién sabe, porque mientras que por un lado dicen lo anterior, por el otro se matiza el asunto, señalando que los más de 700 elementos de la policía municipal fueron remitidos a la Academia Policial, donde volverán a su época de la escuelita y sólo recibirán cursos y evaluaciones. (Y en lo que están distraídos se les revisará equipo y armamento).

¿Entonces, de que se trata? Eso es lo que les gustaría saber a los responsables del municipio de Tlaquepaque, quienes se quejaron de no contar con ninguna información relacionada con el operativo estatal-federal: “no sabemos en qué términos se está haciendo esta intervención (…) no tenemos ninguna comunicación oficial de la Fiscalía” señalaron los representantes del municipio jalisciense, en conferencia de prensa.

El que más o menos aclaró el asunto fue el gobernador Aristóteles Sandoval, quien por Twitter señaló que la acción del Ejercito, policía federal, PGR y Fiscalía del Estado fue realizada con el objetivo de reevaluar a los elementos de la policía de Tlaquepaque, esto “ante la sospecha de posibles infiltraciones del crimen organizado”.  Mientras esa reevaluación se lleva a cabo, la seguridad de la región característica (según el dicho), por sus jarritos correrá por cuenta de la policía del Estado.

Por otra parte, relativo a la revisión a los policías municipales, Sandoval aseguró que ésta se llevará a cabo con respeto a los derechos humanos de los susodichos… pese a que no aclaró en que se basó la sospecha de la supuesta infiltración. “Sé que a muchos les extraña una postura franca, sin embargo, es preciso decir que el país padece una ola de violencia sin precedentes”, agregó el gobernador.

Comentarios