IMCO detecta riesgos de corrupción en Tren Interurbano… pero titular de la SCT va para diputado

Por fin, el poco esmero que el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) le puso a su chamba, tendrá su justa recompensa. De acuerdo con Ciro Gómez Leyva, Gerardo Ruiz Esparza está a días de renunciar a su cargo en la dependencia para ser candidateado por el PRI a diputado federal… pero, si se va, lo hará como los grandes:

Previo a la inminente salida de Ruiz Esparza, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) ofreció un análisis de las fregaderas que dejó a medias, digo, del avance en las obras de construcción del Tren Interurbano México-Toluca (TIMT)… uno de los megaproyectos del sexenio de Enrique Peña Nieto que, para variar, no se ve pa’ cuando sea entregado (debió de ser inaugurada en diciembre de 2017)… pero eso es lo de menos.

De acuerdo con el estudio realizado por el IMCO, el costo de dicha construcción se ha elevado más del 50%: en 2014, cuando se presentó el proyecto, éste se presupuestó en 38 mil millones de pesos, pero ahora el costo ya va en los 59 mil millones de pesos… y eso que todavía no está concluido. De hecho, desde hace tiempo la obra debería de haberse declarado como inviable: “de acuerdo al análisis de costo-beneficio del TIMT, presentado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la obra deja de ser socialmente rentable si su costo aumenta 25%, el TIMT ha incrementado más del 50%”, señala el instituto.

Por cierto, muy convenientemente los funcionarios de la SCT no están obligados a presentar declaraciones patrimoniales o de conflicto de interés, por lo que el IMCO señala que en el proyecto del TIMT no hay elementos para decir que las autoridades analizaron las propuestas contra colusión. De hecho, aunque la convocatoria del proyecto estuvo disponible a todos los competidores potenciales, Las empresas con los contratos más importantes tienen relación la élite priista del Estado de México: OHL, Omega Construcciones Industriales, ICA y La Peninsular…De ahí que cause extrañeza que, en al menos cuatro procedimientos, “se tuvieron menos de cuatro días entre la publicación de la convocatoria y la visita al sitio de los trabajos, lo cual limita la preparación de los potenciales oferentes y la competencia”.

Gerardo Ruiz Esparza (SCT) y Enrique Peña Nieto
Foto: Twitter

El estudio de IMCO se realizó sin miras a determinar responsabilidades penales, administrativas o algo por el estilo, simplemente para identificar las posibles banderas rojas que deberán investigarse o prevenirse con el fin de evitar prácticas corruptas u otros riesgos asociados a la obra pública -¡Y cuáles son ¿ Bueno, además del sobrecosto y lo antes mencionado de los contratos, también se menciona que existe una evidente falta de información y transparencia en el proyecto, Esto debido a que la SCT dijo “no encontrar documentos, como dictámenes de excepción a la licitación pública, que se citan en los contratos oficiales”, por ejemplo.

Además, se menciona que la planeación del Interurbano está incompleta: no hay un mapa público que muestre el trazo final que seguirá la obra  y no se cuenta con la totalidad de los derechos de vía asegurados para el tramo tres del proyecto.

Para consultar el análisis completo, pueden visitar el siguiente link… ahí pásenselo a Ruiz Esparza, para ver si puede dejar el changarro en orden, antes de ir a hacer socavones legislativos.

Comentarios