¡PUM! El cofundador de Whatsapp pide que borres tu cuenta de Facebook

Mark Zuckerberg y su enorme bebé, Facebook, se encuentran en problemas. Todo comenzó cuando salió a la luz que la red social estaba bajo investigación por mal manejo y robo de datos de los usuarios, millones de usuarios que tienen una cuenta y, para acceder a ella, deben dar información confidencial.

A unos cuatro días de que la Federal Trade Commission informó que estaba haciendo su investigación, cada vez más personas –inversores y líderes de la tecnología– se han echado para atrás y le piden a la gente que borre su cuenta de Face a través del hashtag #DeleteFacebook.

Una de esas personas es el cofundador de Whatsapp, Brian Acton, quien a través de su cuenta de Twitter, escribió: “Es hora. #deletefacebook”, dando paso a la peor crisis que Facebook ha enfrentado desde que se fundó en 2004. 

 

Quizá sólo parezca que el líder de una red social se enfrenta a otro; sin embargo, Facebook compró el servicio de mensajería en 2014 por una suma aproximada de 19 mil millones de dólares. Así que las cosas, en verdad, son complicadas. Ni Zuckerberg ni Sheryl Sandberg han dicho nada, lo que plantea una verdadera crisis interna que se ve reflejada en la caída de Facebook en la bolsa con más del nueve por ciento en dos días. En otras cifras, una caída al valor de la compañía de 50 mil millones…

Un vocero de Facebook dijo: “Mark, Sheryl y su equipo están trabajando contra reloj para determinar todos los hechos y responder de forma apropiada porque entienden la seriedad del problema”.

Todo comenzó con un simple test de personalidad en Facebook que terminó en robo de información, filtraciones políticas e, incluso, chantajes que terminaron por caer en los hombros de prostitutas. Tal cual. Resulta que la consultora Cambridge Analytica obtuvo los datos –de forma ilegal– de 50 millones de usuarios estadounidenses.

Alexander Nix en 2016. / Getty Images

Nota: Cambridge Analytica es una consultora encargada de analizar datos para crear campañas publicitarias y políticas que busquen cambiar el comportamiento de las audiencias de forma masiva. El director y fundador de Cambridge, Alexander Nix, ha sido suspendido por la junta directiva de la empresa.

¿Alguna novedad? No, hasta cierto punto es algo común. Sin embargo, de acuerdo con una investigación de The New York Times y The Observer, esos datos, extraídos sin permiso alguno, fueron utilizados para manipular a la gente durante las elecciones presidenciales en Estados Unidos de 2016 en las cuales, Donald Trump fue electo presidente.

No es la primera vez que Cambridge Analytica está justo en medio de un escándalo. La compañía es investigada por el Parlamento después de haber sido señalada por interferir de forma ilegal en la campaña del Brexit.

Hasta ahora, entre que todos se señalan como los responsable de la filtración más grande la historia de las redes sociales, surgió un nombre: el doctor en psicología Aleksandr Kogan, un mitad ruso y mitad estadounidense que desarrolló el famoso test que obtuvo la información de Facebook. Todo esto comenzó en 2014.

La Federal Trade Commission investiga si Facebook violó un acuerdo de 2011 sobre la información privada. Algunos reportes señalan que una firma Global Science Research obtuvo información de los 50 millones “con fines académicos” pero terminó dándoselas a Cambridge Analytica. Así de sencillo.

El potencial de una herramienta como esta, utilizada de esta forma, va más allá de unas elecciones presidenciales en la que los republicanos, los más ricos, invirtieron varios dólares para ver a su candidato ganar y hacer las cosas mal.

De acuerdo con el New York Times, Christopher Wylie, un cofundador de Cambridge Analytica que trabajó en la consultora hasta 2014, comentó: “Las reglas no existen para ellos. Para ellos, esto es una guerra, y en ella todo se vale. Quieren entrar en una guerra cultural en América. Cambridge Analytica sería el arsenal de armas para pelear esa guerra”.

Christopher Wylie / Getty Images

La pregunta con Facebook es la siguiente: ¿hubo una filtración al sistema de seguridad que debía proteger los datos más personales de las personas o Zuckerberg volteó la cabeza al otro lado?

La perspectiva alrededor de las redes sociales ha cambiado. Los millones de usuarios que abrazaron una forma digital de socializar y, por ende, un nuevo medio de difusión masiva, ya la están pensando dos veces. Y no está de más. Primero, convirtieron las redes en una especie de “necesidad básica” que consume gran parte de su tiempo, dinero y, sin darse cuenta, información.

En poco tiempo, y con más relevancia este año, las redes sociales han recibido dos golpes: este, el mal manejo de la información de los millones de usuarios y las fake news que rompen con un progreso de la comunicación en momentos de crisis.

Comentarios