Joven de Corea del Sur que engordó 30 kilos para evitar servicio militar podría pasar 5 años en prisión

Bueno, un lustro en la cárcel… pero seguirá evitando el servicio, ¿no? Es el lado “positivo” que se le puede hallar a la “trampa” a la que recurrió un joven para evitar realizar el servicio militar al que se le obliga a todo ciudadano en Corea del Sur al cumplir la mayoría de edad.

De acuerdo con El País un joven surcoreano está por conocer el castigo que las autoridades del Tribunal del distrito de Cheongju le impondrán luego de que lo encontraron culpable de haber engordado “deliberadamente” para evitar marchar, barrer avenidas, plantar árboles… o lo que sea que en su país les obliguen a hacer a los chavos que no son favorecidos con la bola blanca (si es que allá existe). Bueno, a decir verdad el servicio por aquellas tierras es cosa más seria, ya que los hombres sirven -mínimo- 21 meses, luego de ser recibir un duro entrenamiento militar donde se enseña el manejo de armas y se arman los combates simulados, esto como previsión a un muy posible enfrentamiento con Corea del Norte.

Entrenamiento en servicio militar de Corea del Sur

El joven (cuya identidad no fue revelada) subió 30 kilos en sólo medio año con tal de no realizar el servicio militar. Según indica The Korea Times, al ingresar a la escuela secundaria, el susodicho pesaba 87 kilogramos… sin embargo, seis meses después ya rompía básculas al reportar un peso de 113.6 kilitos. Al notar que su índice de masa corporal estaba por encima del requisito para el servicio (era de 36.1, cuando el ideal es de 20), las autoridades pusieron al jovenzuelo a realizar una alternativa al servicio militar: el servicio público… el cual no es exigente en cuanto a lo físico. Sin embargo, a los responsables se les hizo bastante sospechoso que el joven de 21 años hubiera incrementado tanto sus carnes, por lo que abrió una averiguación. Fue así como la policía descubrió que el antihéroe de esta historia le entró sabroso a la garnacha coreana, con toda la intención de librar dos años de duro servicio.

A diferencia de otros países, donde a los jóvenes lo hacen ponerse gorritas rojas y nomás los tienen asoleándose (muchas veces) a lo güey, en Corea del Sur el servicio militar es cosa ruda. Incluso es criticado por el alto nivel de yemas que le echan los superiores, algunos de ellos denunciados por actos de intimidación contra los reclutas. Por ejemplo, en 2014 un sargento fue hallado culpable de haber provocado la muerte de un soldado, debido a la tremenda golpiza que le propinó. Otro caso es el de un recluta que mató a cinco soldados… nomás porque estos se burlaban de él.

Ahora lo que le resta al joven evasor del servicio es esperar que la cárcel sea más leve que el servicio… porque seguro es a donde irá a parar. Todavía no se sabe por cuántos años estará guardado, quizás cinco años o más, ya que es la condena que la legislación surcoreana otorga a quienes huyen, se autolesionan o hacen trampas para eludir el servicio militar.

Comentarios