¡Más líder que nunca! Barcelona mantuvo el invicto ante el Sevilla de Layún

En un partido realmente complicado, el Barcelona rescató el empate a dos goles ante el Sevilla de Miguel Layún para mantener el invicto en La Liga de España.

Parecía que iba a ser otro día de campo para el Barcelona, pues al minuto 7 Andrés Iniesta puso un zurdazo apenas a centímetros del poste.

No obstante el Sevilla respondió con un par de remates, primero de Joaquín Correa y posteriormente de Franco Vázquez, que pusieron a trabajar a la zona baja del Barcelona.

Fue a los 36 minutos cuando los locales abrieron el marcador, gracias a que Joaquín Correa llegó a línea de fondo por izquierda y centró para un solitario ‘Mudo’ Vázquez, quien sólo tuvo que empujar dentro del área chica para abrir el marcador.

Gerard Piqué tuvo el empate en el cierre de la primera parte al rematar a quemarropa dentro del área tras un buen centro pero su disparo se fue apenas por un lado.

Miguel Layún entró en el segundo tiempo en lugar de Gabriel Mercado y fue realmente fundamental para que los culés mantuvieran la ventaja, cortando dos balones dentro del área que parecían ir al fondo de las redes.

A los 50 minutos Sergio Escudero remató con potencia, obligó a Ter Stegen a atajar con apuros con un remate a bocajarro y a dejar un rebote que Luis Muriel tomó dentro del área, para después mandar el balón pegado al poste derecho.

Con la obligación de remontar, Ernesto Valverde dio ingreso a Lionel Messi, sí, el argentino estaba en la banca y entró en lugar de Ousmane Dembélé.

Layún tuvo dos muy claras para aumentar la ventaja pero en ninguna pudo definir bien. En la primera encaró a Ter Stegen y disparó cruzado, mandando el balón por un lado del poste izquierdo. En la segunda no quiso tocar a su compañero y decidió disparar, mandando el esférico apenas a centímetros del poste.

Messi comandó la ofensiva de los blaugranas y tras una gran combinación con Philippe Coutinho, Lionel disparó de zurda pero no con la efectividad que hubiera querido.

Por insistir no quedó por parte del Barcelona y al minutó 87, un centro se paseó por toda el área y sin que nadie lo pudiera despejar, para que Luis Suárez de pierna derecha definiera cayéndose.

Fue cuestión de segundos para que apareciera la magia de Messi. En una diagonal retrasada el argentino le pegó con efecto, el balón botó justo antes de que lo tocara el guardameta y así lo superó para que el marcador se empatara.

Comentarios