Mark Zuckerberg: ‘Tomará algunos años’ resolver la crisis de Facebook

Cuando salió Facebook en 2004, nadie pensó el alcance que tendría. Prácticamente, con la salida de esta plataforma, nació la nueva era de las redes sociales, una forma completamente nueva de conocer personas, comunicarse e informarse, tres características que estaban divididas en otros formatos como los medios de difusión masiva, la salida de celulares y las relaciones humanas tradicionales.

Sin embargo, pocas personas consideraron las consecuencias negativas que podría tener, dentro de las cuales, la más importante se la llevaría las violaciones a la privacidad y el robo o uso indebido de información personal sin un permiso previo. Y es esto a lo que precisamente Mark Zuckerberg y los miles de millones de usuarios se están enfrentando.

Hace un par de semanas, cuando salió el escándalo de Cambridge Analytica en el que se reveló que la consultora británica robó información de 50 millones de usuarios con fines de manipulación en las elecciones presidenciales de 2016 de Estados Unidos, Facebook se enfrentó a su peor crisis ligada a otros temas relacionados con la difusión de noticias falsas, la desinformación, temas políticos relacionados y la seguridad de los usuarios.

En una extensa entrevista con Vox, Zuckerberg habló sobre el tema y aseguró que resolver este último problema, tomará años. “Creo que podremos resolver todo este asunto, pero tomará algunos años hacerlo. Me gustaría que estos problemas se resuelvan es tres o seis meses, pero la realidad es que resolver algunas de estas cuestiones va a tomar más tiempo”.

En un principio, Facebook concentró sus esfuerzos en conectar millones de personas en todas partes del mundo, dejando de lado las consecuencias que esto podría tener no sólo en el plano social, sino en ámbitos más polémicos como la política y la economía. “Creo que ha quedado claro que ayudar a la gente a relacionarse por sí mismas no fue siempre positivo. Ahora, una gran parte de mis esfuerzos es asegurarme de que mientras conectamos a la personas, también ayudamos a crear lazos…”.

La semana pasada, Facebook anunció una serie de cambios en su configuración de seguridad y privacidad con el objetivo de que estas dos, que en algún punto son lo mismo, sean más accesibles y fáciles de encontrar para los usuarios. Además, también buscan que las personas manejen qué quieren que sea del dominio público y qué no, incluyendo las publicaciones, lo que se comparte y las reacciones. “Son tus datos, después de todo”, escribió Erin Egan, jefe de privacidad de la plataforma.

Sin embargo, Facebook no es el único que debe analizar lo positivo y negativo de estar presentes y activos en esta red social. Ni tampoco se debe dejar en manos de otros servidores o navegadores que limitan el acceso a Facebook a tu actividad por la web como la extensión de Mozilla Firefox; también es momento de que todas las personas que tengan un perfil en Facebook, consideren qué están dispuestos a compartir y qué prefieren mantener en privado, y más si consideramos que el problema se va a resolver en años, no de forma inmediata. Esto no quiere decir que las violaciones y el robo de datos como el de Cambridge Analytica se va a repetir, pero tampoco podemos estar seguros de qué es lo que la plataforma, las marcas y las empresas hacen con nuestra información.

Comentarios