Inician las elecciones, el acarreo y la entrega de monederos

Comenzaron las campañas electorales y también los reportes de entregas de despensas, al menos en la CDMX, en Coyoacán, por parte de brigadistas del Sol Azteca.

Lejos de la legalidad electoral, que define como delito la compra de votos y el acarreo, en la delegación Coyoacán ya pusieron manos a la obra para entregar tarjetas de despensa, con 4 mil pesos de un “programa” público.

De acuerdo con Reforma, estos monederos corresponden a Por Ti, Bienestar y A Tu Lado, dos programas que se han puesto en marcha en esta delegación, por lo menos desde hace cuatro años.

Monederos en delegación Coyoacán para compra de votos
Distribución de monederos en delegación Coyoacán. Foto: Reforma.

Dando y dando

En la investigación de este caso, cinco testimonios han señalado que las micas son repartidas en las oficinas de la delegación y por brigadistas del PRD (Partido de la Revolución Democrática), en colonias como Santa Úrsula Coapa y Ajusco.

Para acceder a un monedero, las personas deben entregar una copia de su credencial de elector y un comprobante de domicilio.

Ojo, si se les sorprende apoyando a otros partidos, se les deja de depositar.

De acuerdo con datos publicados en la Gaceta de la CDMX, en 2014 la delegación Coyoacán destinó 37.2 millones de pesos al programa Por Ti, según para beneficiar a más de 14 mil ciudadanos.

Y como si se tratara del Estado de México, los monederos forman parte de las acciones de gobierno implementadas en la gestión del perredista Valentín Maldonado (2015-2018).

Un apoyo condicionado

Las historias del acarreo comienzan como ésta: un buen día, María, vecina de la colonia Ajusco, recibió en su casa el monedero Por ti, por parte de un militante perredista, Hugo Barrios.

Pero los beneficios de la tarjeta sólo le duraron un año, pues cuando los brigadistas del sol azteca se enteraron que María hablaba con militantes de Morena, le retiraron el apoyo.

“Tengo un puesto en la calle y un día pasó gente de Morena y llegaron los del PRD a agredirlos, y desde ahí, ya no me hablan, ya no me ofrecen nada”, comentó a Reforma.

reparten monederos en delegación Coyoacán
Monederos en delegación Coyoacán. Foto: Milenio.

La intimidación y el condicionamiento del voto no sólo se pone en marcha una vez que se entrega el monedero, los brigadistas hacen el trabajo completo hasta el día de las elecciones.

Según el testimonio de la vecina, los perredistas piden a la gente jalar parejo:

“Te dicen que hay que apoyarlos, que hay que ir a donde ellos nos indiquen, ahí hay que estar y también votar por ellos, ellos ponen gente cerca de las casillas”, agregó la vecina.

A otra vecina, los brigadistas le aplicaron la ley del hielo o algo parecido: cuando ya le habían depositado los 4 mil pesos, decidió ser representante de casilla del PRI pero los militantes del sol azteca vieron traición y le retiraron la tarjeta.

“Me pidieron que me retirara de la casilla que porque yo estaba recibiendo un beneficio… Realmente, sí la condicionan, casi vienen al domicilio. El día de las votaciones, hay un acarreadero, vienen y casi casi te forzan a que vayas a votar. Te llevan”, explicó la vecina Anabel.

El acarreo a la puerta de tu casa

Los brigadistas no esperan a que las personas soliciten en la delegación los monederos. No, no, se dan a la tarea de ir hasta los hogares de los ciudadanos.

Otra vecina, Juana, indicó que un líder perredista de Santa Úrsula, señalado como Antonio Alcántara, le facilitó el monedero en su casa… ¿a cambio de qué?

Juana relató a Reforma que ella asistió a un mitin de Alejandra Barrales, en San Pablo Tepetlapa, para echarle porras a “La Jefa”.

“Nos dicen que juntemos más copias para las despensas, o sea, podemos meter cuatro, cinco hasta 10 personas, todo con el INE. Yo nada más llevé tres”

Además de los monederos, los brigadistas también ofrecen despensas para los seguidores que consiga reunir la primera persona coaptada, todo con la condición de que entreguen copias de su credencial de elector.

Como dato, las acciones institucionales, a diferencia de los programas sociales, no tienen reglas de operación y cada delegado las crea y asigna los recursos a su conveniencia… para ocasiones como ésta, a disposición del legendario acarreo electoral.

**Foto de portada: Milenio.