En Atlacomulco, Estado de México, construcción colapsa… el día de su entrega, costó 10 mdp

Malas jugadas de la vida: cuando las autoridades de Atlacomulco estaban por colocarse una “estrellita” por la inauguración del flamante domo del “Lienzo charro Gregorio Mercado Flores”… al brazo de una grúa se le ocurrió atorarse en la estructura y evidenciar que ésta no estaba tan maciza como parecía, provocando el colapso de toda la construcción.

Fue un accidente, al menos eso es lo que informó el ayuntamiento del municipio mexiquense, tras el suceso ocurrido el pasado 4 de abril. Aparte de los daños al domo, los cuales serán cubiertos por la empresa, Proyectos y Tecnología en Construcción S.A. de C.V, (en teoría), las autoridades no reportaron algún otro tipo de pérdida… más que de la oportunidad de ver a charros rifándose el físico, ya que al día siguiente de entregarse la obra, se realizaría el Estatal de Charrería, un evento en que del 6 de abril al 17 de julio los organizadores ya preveían llenos totales… o bueno, al menos el día de la inauguración.

De acuerdo con Excelsior, la reparación del domo llevará al menos entre 10 y 12 semanas. Se hará en dos etapas: la primera, sacando todos los escombros, para después darle duro al montaje de la nueva estructura.

Como mencionamos: mala suerte, porque el colapso de la obra se dio el día en que sería entregada… luego de tener un año de retraso. Además, en video podemos apreciar cómo se tiran a la basura 10 millones de pesos, que es la cantidad de dinero que el ayuntamiento invirtió… nomás para tener un lugar en el cual llevar a cabo un evento que, en primera instancia, sería llamado “Anna Chimal”, en honor a la alcaldesa de Atlacomulco. Sin embargo, ante las protestas, el nombre fue cambiado por “Don Isidro Fabela Alfaro”, según señala Julio Astillero.

Además del (extendido) atraso que se tiene en la entrega del domo del lienzo charro, las autoridades de Atlacomulco también deben la remodelación del mercado municipal. Pero mejor que se la lleven leve, no se les vaya a atorar otra vez la grúa.