¿Decisión dividida? Unos gobernadores dicen sí y otros se niegan a mover la Guardia Nacional

¿Qué ha pasado desde el mensaje de Enrique Peña Nieto sobre Trump que sacudió las redes sociales? El presidente mexicano le dijo a Trump —no textual— que se guardara sus declaraciones para discutirlas con su propio Congreso y con sus leyes, en lugar de dirigir sus frustraciones hacia los mexicanos. Todo esto, tras la decisión del presidente de Estados Unidos de llevar a la Guardia Nacional hacia la frontera.

Resulta, que llevar a cabo el plan de Trump no será tan sencillo y sí lo va a tener que discutir con su país. Hasta el momento, van tres gobernadores de Estados Unidos que aseguran que no van a hacerle caso a Trump. Entonces, se rehusan a enviar a la Guardia para vigilar el límite del sur.

Solo hay algo raro, ninguno de esos tres estados está en la frontera con México.

Sí, eso sonó extraño, pero tiene sentido: resulta, que cada gobernador es jefe de la Guardia Nacional de su estado, entonces esa es la que no van a enviar. Si lo vemos así, si el plan de Trump de militarizar la frontera llegara a funcionar, ninguno de los elementos que se encuentre en la zona cercana a México será de Montana, Oregon o Nevada.

La Gobernadora de Oregon, Kate Brown, dijo en Twitter que “no permitirá que las tropas de Oregon sirvan para distraer de los problemas que tiene Trump en Washington”.

Por su parte, el gobernador de Montana se rehusa a enviar a sus tropas por un “capricho” del presidente y el gobernador de Nevada también bateó la idea de Donald Trump.

Entonces, ¿qué dicen los estados que sí tienen frontera con México?

Los gobiernos republicanos de Nuevo México y Texas apoyan la idea. Mientras tanto, la vocera de la Casa Blanca dijo que sigue trabajando con varios estados y que esperatener a la Guardia Nacional en el lugar lo más pronto posible y continuaremos trabajando con California, esperando que ellos hagan lo correcto y ayuden a proteger nuestras fronteras”.

Arizona es otro estado fronterizo que le gusta la opción de mandar a su Guardia Nacional hacia la frontera, es más, le gusta tanto que su gobernador ya le metió prisa y aseguró que en una semana tendrá listos a 150 miembros en el límite con México.

Entonces, de los cuatro estados fronterizos solamente falta California por decidir si le va a entrar o no al quite. De los otros estados, técnicamente, tenemos que escuchar lo que piensan 43 gobernadores más.