Qué rifó y qué no tanto en la primera edición del Corona Capital Guadalajara

¡Terminó! La primera edición del Corona Capital Guadalajara ha llegado a su fin. El viaje de un día se puede comparar con una montaña rusa de emociones, sorpresas y sentimientos que, si nos ponemos muy objetivos, como todo en esta vida, tiene lo que rifó y lo que no tanto… pero puede mejorar.

La gente llegó desde muy temprano y el calor llegaba a casi 30º C. Es decir, un ir y venir entre tres escenario bajo un sol casi insoportable, a eso súmale unas casi tormentas de tierra; sin embargo, y a pesar de que todos nos encontramos un poco desorientados, nadie bajó los ánimos y las bandas siempre mantuvieron una actitud positiva ante un público primerizo.

Pero la pregunta del millón es:

¿Que sí rifó en este CCGDL 2018? 

La actitud de las bandas

Más de un grupo o artista como Matt and Kim y GusGus, hicieron referencia al fuerte calor que ellos sentían y bajo el cuál el público estaba debajo. Su deber era poner ambiente a pesar de las condiciones del clima y lo lograron al invitar a la gente a conocer –porque realmente realmente unos no sabían a quién iban a ver– sus propuestas musicales.

La gente (cuando comenzó el festival)

El primer punto nos lleva de la mano con la actitud de la gente. Para ser honestos, el público parecía no saber a dónde estaban llegando, pero a pesar de que desconocían a las bandas o el ritmo del festival, los tapatíos recibieron de muy buena manera todo lo que se les ofreció y se presentaron como una audiencia que está dispuesta a conocer más ofertas musicales que pueden ir desde el dance, la electrónica, hasta el pop y un David Byrne, algo totalmente de nicho.

Zonas de descanso

Los organizadores se vieron bien al regalar a los asistentes espacios de descanso ideales para un festival en estas fechas: sillas Acapulco, pufs y, lo mejor de todo, hamacas cómodas para disfrutar de una banda mientras se descansaba el cuerpo. Estos lugares eran de los más concurridos e invitaban al público a utilizarse. ¡Muy buena idea!

La fiesta de Matt and Kim

Como mencionamos en nuestra pequeña reseña, esta banda se pone la camiseta cada que sale en el escenario. Con una poderosa batería, un teclado, el setlist y toda la actitud, Matt and Kim lograron darle con su presentación, el espíritu de festival a esta primera edición. Entre globos, interacciones con el público, palabras de cariño y baile, esta banda hizo que la gente se emocionara de verdad y no dejara de saltar y bailar durante sus 50 minutos de presentación.

¿David Byrne en un Corona?

La presentación de David Byrne en el Teatro Metropólitan es, sin duda alguna, una de las mejores del año y, sin exagerar, de la vida. Byrne, con toda su experiencia, elegancia y talento, hizo que el público se cuestionara la calidad y lo artístico de todos los conciertos que habían visto en el año. Cuando se anunció que formaría parte del line up de un festival como el Corona junto a un Robin Schulz, por ejemplo, el asombro no se quedó atrás. Y ahora que vimos su presentación, la sorpresa fue protagonista. La mayoría de las personas parecían no tener ni idea que estaban frente a una de las leyendas de la música; sin embargo, a Byrne le tomó tres canciones enamorar al público y hacerlas bailar.

Lo que definitivamente…

No rifó en el CCGDL 2018:

El sonido

Definitivamente, pudo haber sido mejor, mucho mejor. Hacer una primera edición de cualquier festival en el mundo, es complicado y va a presentar algunos detalles que con el tiempo van a ir cambiando. Pero algo en lo que hay que tener muchísimo cuidado, es en la calidad del audio, vamos… es un festival de música.

Desde las primeras presentaciones, como la de Jarami, la cosa marchó mal y la música dejó de sonar. Lo mismo para otras bandas como Penguin Prision, Tennis y, para los headliners como Alanis Morissette y The Killers.

Cut Copy se va, se va… se fue

La presentación de Cut Copy va íntimamente ligada a lo del audio. Los minutos de esta banda en un escenario son sagrados. No por nada eran uno de los más esperados de este festival; sin embargo, las cosas fueron de mal en peor cuando después de una evidente falla en el audio y con la que incluso el líder pidió disculpas, decidieron bajarse y no regresar. ¿La razón? Las bocinas no más no daban y la calidad de su música bajó. Es lamentable que esto suceda, pero la única solución es que no vuelva a suceder. Punto.

Ubicación de los escenarios

En El arte de la guerra de Sun Tzu, una de las reglas de oro es que si conoces el lugar de la batalla, llevas las de ganar. No hay de otra. En esta edición del Corona Capital Guadalajara, simplemente no le hicieron caso a esto. Los tres escenarios y los stands estaban mal acomodados y la ubicación, así como el sonido, no era funcional para nadie: dos escenarios estaban tan cerca, que el sonido llegaba al otro lado, y el otro tan lejos, que parece que pocos querían ir hasta allá. Para rematar, las activaciones de marca estaban en medio, todas juntas, obstruyendo el paso…

Te vas por la sombrita… ¿cuál? 

El lugar dejó mucho qué desear. Había tormentas de polvo, pocos lugares de descanso –muy bonitos, pero escasos– y nada de lugares con sombra en un día que llegó casi a los 30º C. Aguantar el calor desde medio día hasta las siete de la noche, fue algo a lo que el público tuvo que enfrentarse. Si bien no rompió con el ritmo del festival, definitivamente sí es un elemento a considerar para próximas ediciones.

Pero a grandes rasgos, el Corona Capital Guadalajara fue un éxito, sí hay cositas que deben mejorarse pero la pasamos muy muy agusto.

P.D. La cifra oficial de asistentes fue de 35, 379 personas. ¡Ojalá se repita para el próximo año!