Alanis Morissette nos recordó en el Corona Capital Guadalajara cuando MTV sí pasaba música

Pocas cosas nos recuerdan esa época en las que llegábamos de la escuela a ver ‘Los 10 más pedidos‘ en MTV, ¿se acuerdan de “Celebrity Deathmatch”, “Beavis and Butthead“, y todos esos programas y caricaturas que veíamos en la adolescencia? ¿Qué videos musicales se te vienen a la mente? ¿El video ‘de la abejita’ (No Rain)? ¿El video ‘de la lechita’ (Blur)? En esa línea de videos que despiertan nuestra nostagia noventera, Alanis Morissette tiene un lugar muy, muy grande. ¿Alguien dijo “Ironic”?

Alanis es el símbolo perfecto del pop en los noventas. Respetada por Shirley Manson de Garbage, y alabada hasta por la mismísma Blondie, demostró en el Corona Capital Guadalajara que es una artista súper completa y por qué llevaba uno de los estandartes en el pop noventero, claro, ese pop bien hecho, ese que no entra en la sección de ‘Guilty Pleasures’, sino de ‘Proudly Pleasures’. Y así fue en Guadalajara, pues los 11 años que llevaba sin presentarse en México valieron la pena totalmente.

Con un look totalmente renovado y mostrando una cabellera muy corta pero con todo el estilo del mundo, salió Morissette al escenario con una gran, gran sonrisa. Muchos se quedaron por el mero chisme de ‘ver cómo luce la cantante de los 90’, y muchos otros para acompañar a la canadiense y pegarle duro a la nostalgia.

Empezó con algunas canciones que no todo mundo conocía, llegó “You Learn” y “Everything” y unas cuantas voces empezaron a escucharse cantar, pero todavía con mucha timidez. Ya más cercano a la mitad del show, justo cuando llegó “Hands Clean” y “Hand In My Pocket” nos pusimos muy nostálgicos y salieron los cánticos a todo pulmón.

Alanis no dejaba de bailar de un lado al otro, no dejaba de sonreír, y aunque en momentos parecía temerosa de cantar fuerte y claro y se mostraba con un moco de miedo al micrófono, supo cómo conectar con su público, ese que esperó más de una década para verla en vivo de nueva cuenta.

El audio no fue el mejor del mundo, la verdad no estuvo a la altura de la canadiense, su armónica sonaba súper fuerte, y su voz en muchas ocasiones no se escuchaba con claridad, pero no fue impedimento para que la emoción se desbordara al llegar “Ironic“, imagínense… “It’s like raaaaiiiaaaaaaan on your wedding daaay, It’s a free riiiide when you’ve already paaaid“, GRITERIO Y EMOCIÓN MÁXIMA, lo malo y bueno a estas alturas, es que mucha gente ya se había ido a ver a The Killers, pero el escenario seguía lleno. Después llegó “You Oughta Know” y al final cerró con “Thank U“, no sin antes dedicarle esta canción al público que ha estado con ella a lo largo de su carrera. “This song is for you“, dijo.

Fue hermoso, de verdad que el regreso de Alanis fue hermoso y demostró la calidad que tiene y por qué es considerada un ícono del pop de los noventas, su música nos transportó a muchos años atrás y nos recordó lo bueno que era el pop noventero.

Alanis Morissette en el Corona Capital Guadalajara

¿Lo mejor? Su destreza en la armónica, su banda que siempre le dio su lugar, y las guitarras taaaan increíbles que sacó.

¿Lo que no rifó tanto? El audio.

Comentarios