Por qué siempre deberías tener la mirada en tu vaso

Desde que estábamos saliendo de la pubertad, nuestros padres nos advirtieron de que ciertas personas podrían echar ciertas sustancias en nuestra bebida, pero nos pareció un poco exagerado: Ha pasado algún tiempo desde entonces y seguimos pensando que eso sólo pasa en la mafia, o en países muy lejos de aquí y que por supuesto es algo que a nosotros nunca nos pasaría. Pero chicos, es momento de comenzar a creer.

Mientras dos jóvenes se tomaban un vídeo hace un mes, posando para la selfie y presumiendo el ambiente fiestero, en el sur de Francia, un tipo aprovechó la distracción para echarles un tipo de droga llamada burundanga en sus bebidas, pero no sólo a ellas, iba echando pastillas a diestra y siniestra a todos los que salen a cuadro del vídeo, ¡Sin que nadie se diera cuenta!  Gracias a que se les ocurrió grabar en el momento justo, las chicas pudieron demandar al hombre que ahora está en prisión.

De ninguna manera dejen volar su imaginación y piensan que es un caso aislado, pues en España, la Policía Nacional detuvo a Abdelillah T., conocido como ‘rey del burundanga’, por esparcir la droga en los drinks de cualquier despistado en antros y afters.

La burundanga, también conocida como escalopamina o droga de noche, es una narvótico sintético, y si creen que es difícil de fabricar, se encuentra como metabolito secundario de plantas, específicamente de la belladona. Una dosis de burundanga, puede causar delirio, y otras psicosis, parálisis, estupor y hasta la muerte. Los delincuentes se benefician de ella,para que las víctimas (por muy exagerado que parezca) pierdan la voluntad, y faciliten el robo o violación.

borracho o drogado
Flickr

En el caso de Abdelillah, después de identificar a su víctima, entablaba conversación con ella y las acompañaba hasta su casa, donde les robaba todo lo que tenían.

La moraleja de esta historia es que por más que lo creas absurdo, esto te podría pasar a ti, a mí y a cualquiera, te sugerimos no descuides tu vaso ni por un segundo, ni en ningún lugar, y si en el remoto caso que seas testigo de que alguien intenta echar algo a la bebida de otro, no dudes en avisarle y llamar a la policía, podrías salvar una vida.

Comentarios