Buffon, expulsado en el que pudo ser su último juego en Champions

Genio, figura y al final ¿villano? Nadie duda de la calidad del italiano Gianluigi Buffon, un arquero de leyenda en la historia del futbol europeo y de la Juventus. A sus 40 años de edad, el arquero pudo haber jugado su último partido en Champions League con una mancha en su envidiable carrera, pues se hizo expulsar en tiempo de compensación y no estuvo bajo los tres postes cuando Cristiano Ronaldo ejecutó el penal que le dio al Real Madrid el pase a semifinales por global de 4-3.

Buffon había anunciado en junio de 2017 que la actual temporada sería la última en su carrera. Su plan original era quitarse definitivamente los guantes en el Mundial de Rusia, pero al no clasificar con Italia, el adiós se adelantaría.

Esto significa que no volveríamos a ver a Buffon en Champions y de ser así este último cotejo habría dejado una mancha tras los airados reclamos hacia el árbitro inglés Michael Oliver, quien le mostró la roja directa una vez señalado el penal sobre Lucas Vázquez. ¿Buffon habría atajado el penal? Esa pregunta quedará en el aire eternamente.

“Estaba muy cerca, como los estaban el árbitro y el juez de línea. Si tienes el cinismo de pitar un décimo de penalti en el minuto 93 no eres un hombre; eres un animal por falta de sensibilidad ante los sucedido antes y el sacrificio de todos”, lanzó el arquero después del partido.

Al ver la cartulina roja, Gigi reclamó con mayor insistencia al silbante y después camino a los vestidores buscó a uno de los inspectores para continuar con sus protestas de las cuales fue testigo el francés Zinedine Zidane, a quien Buffon consoló en la final del Mundial del 2006, cuando el galo fue expulsado por el polémico cabezazo a Materazzi.

Quedará también para la anécdota que el silbante casi reanuda el segundo tiempo sin Buffon, ya que no se percató que el portero retrasó su regreso al terreno de juego, por lo que uno de los jueces de línea tuvo que avisarle al central que faltaba el portero, quien apareció segundos después y la afición merengue lo recibió con aplausos y lo ovacionó también después de ser expulsado.