Maratón de Boston, entre transgéneros y otras historias de éxito

La Maratón de Boston es una de las carreras de mayor prestigio en el mundo, no cualquiera puede participar, es de una competencia de élite y que ofrece decenas de historias de éxito, que inspiran a los más de 40 mil ‘runners’ a dar el máximo en la ruta.

Como en toda competencia hay mexicanos que logran clasificar en la prueba, fue un buen contingente de al menos 25 corredores que dieron lo mejor de sí mismos en los 42.195 kilómetros que hay, a pesar de la lluvia y el frío.

Pero vayamos a las historias que nos inspiran. Una semana antes de la prueba ya había motivo de orgullo, una chica llamada Kaitlyn Kiely se propuso correr al lado de su pareja, Matt Wetherbee, la ruta de la Maratón, pero lo hizo empujando una silla de ruedas donde iba su compañero que sufre cuadraplejia.

Después de correr más de cinco horas, lograron su cometido y todo fue para inspirar a otros corredores y enseñarles que a pesar de las dificultades, si quieres se puede. ¡Aplausos!

Pero si te dicen que no se puede correr una maratón con poco fogueo, debes ver la historia de Sarah Sellers, quien vive en Arizona y que al parecer es una enfermera en el Banner Health Center.

La chica llegó cuatro minutos después de la ganadora Desiree Linden, con un tiempo de 2:44:05 minutos y logró quedarse con el segundo sitio de la carrera, pero lo increíble es que apenas era la segunda carrera de más de 42 kilómetros en su vida, la primera fue el Huntsville Marathon en Utah.

“Alguien le dijo al final de la carrera (que había quedado segunda),, ella todavía no les cree que esto haya sucedido”, dijo su esposo mientras era entrevistado por una cadena de TV local en Boston.

Una carrera incluyente por primera vez

Y como los organizadores querían darle más punch a la carrera, se incluyó a atletas transgénero por primera vez en los 121 años de historia de la carrera, aunque cuenten con ventaja deportiva al tener mayores índices de testosterona en su cuerpo.

Sin importar esto, hubo cinco inscritas, que como único requisito que se les pidió fue presentar su carnet de cambio de género oficial y con esto podían adquirir un número.

Una de ellas fue Amelia Gapin, de 35 años, decidió realizarse la operación de reasignación de género para competir en Boston como mujer, ya que es como se sentía mejor en competencia. La pionera de esto fue Kathrine Switzer, quien compitió en el 2017 en Boston pero todavía no era permitido que corredores transgénero participaran en la carera.

Otra fue Stevie Romer, de 53 años y nacida en Woodstock (Illinois),además de Grace Fisher, quien nació en Hancock, Maryland, hace 37 años y quien ya había participado en Boston en 2014, pero todavía era hombre. ¡Qué historias!

Datos Curiosos:

– Fue la Maratón más fría en los últimos 30 años
– Desiree Linden fue la primera mujer estadounidense en ganarla en 33 años, una locura.
– Yuki Kawauchi fue el primer nipón en cruzar la meta primero en 31 años
-Tatyana McFadden ganó su Maratón número 22 en la categoría de ‘Majors’, para atletas de ma´s de 45 años.