¿Ya no es bullying? “Un gobierno que no acepta la crítica siembra la intolerancia”, dice EPN

“Lamentablemente a veces se escuchan más las voces que vienen de la propia sociedad civil (…) que condenan, que critican y que hacen bullying sobre el trabajo que hacen las instituciones del Estado mexicano”, dijo en 2017 el presidente Enrique Peña Nieto refiriéndose a las muchas críticas que su gobierno ha recibido desde la sociedad civil y organizaciones…

Y con ese comentario les decimos que ayer, luego de haber participado en la Cumbre de las Américas, en evento realizado en el Museo Memoria y Tolerancia, el mandatario con toda la autoridad que no tiene sobre el tema reprochó a quienes se atreven a cuestionar el trabajo de las organizaciones civiles… un elemento “vital” para la vida democrática, según el mandatario. “Poner en duda la valía de las organizaciones de la sociedad civil es injusto e irresponsable. Un Gobierno que no acepta la crítica, el escrutinio público y la libertad de expresión es un Gobierno que siembra la intolerancia y la confrontación en la sociedad civil”…

Obviamente el señalamiento fue una indirectota muy directa a lo dicho hace unos días por el candidato presidencial de Morena, quien en debate organizado por Milenio dijo desconfiar de “todo lo que llaman sociedad Civil o iniciativas independientes”, ya que algunas instituciones que impulsan simulan independencia, cuando en realidad sirven a la “mafia del poder”. Como las candidaturas independientes, dijo… o también el INAI que “actuó como tapadera de Odebrecht”, cuya comisionada presidente fue recientemente criticada por aceptar una candidatura plurinominal del PRI, por cierto.

Antes de hacer equipos de tres para discutir a quien le dan la razón en este tema (si a EPN o a AMLO), terminen de saber que el presidente también cuestionó a quienes no se han atrevido a denunciar la crisis humanitaria que se vive en Venezuela, esto luego de que la Cumbre de las Américas cerca de 16 países reclamaron al gobierno de Nicolás Maduro restaurar la institucionalidad democrática, así como respetar los derechos humanos y el Estado de Derecho.

“Hicimos un exhorto al Gobierno venezolano para que permita la distribución de la ayuda humanitaria. Callar ante lo que está sucediendo en Venezuela es aceptar la violación de los derechos fundamentales; no denunciar la crisis política, económica, social y humanitaria en ese país significaría ser cómplices de quienes pretenden destruir sus instituciones democráticas”, señaló.

Y así el presidente a meses de abandonar el poder. Muy buena onda con las críticas y defensor de los derechos humanos. Como siempre, ¿no?