7 cosas que ‘Game of Thrones’ nos enseñó en su primera temporada

Parece increíble que hace siete años se estrenó el primer capítulo de la primera temporada de Game of Thrones, una serie que poco a poco se fue convirtiendo del gusto de todos, y que ahora cuenta con un gran número de seguidores que poco a poco han quedado devastados por las pérdidas, impresionados por los giros que dan las historias o que simplemente quieren ver a Jon Snow y a Daenerys Targaryen en el trono de hierro.

 

Sin importar cuál sea la razón, muchos ya ni siquiera se acuerdan de algunas cosas de la primera temporada que ahora resultan vitales para entender toda la historia y cómo es que van ligados los personajes. Es por esto y mucho más que nos dimos a la tarea de desempolvar todos esos capítulos para enlistar, ya que es el séptimo aniversario, siete cosas que aprendimos de la primera temporada de Game of Thrones. 

“Cuando la nieve cae y el viento sopla, el lobo solitario muere, pero la manada sobrevive”.

Cuando creces, te das cuenta de que es más fácil salir adelante si recibes el apoyo de alguien o tienes a esa persona en la cual puedes confiar. No es un consejo barato, pero si algo nos ha enseñado Game of Thrones no solo en la primera temporada, sino durante siete años, es que algunas veces es necesario estar solo (como los Stark y su dura transición)  pero lo más importante y lo que siempre te ayudará a salir adelante es el tener aliados. Sin importar cómo, cuándo y dónde, una persona jamás sobrevivirá si está sola. Al menos no en este juego… 

Las tradiciones fueron hechas para romperlas

¿Recuerdas a esa Daenerys o mejor dicho, Dani, indefensa, sin saber qué hacer después de que su hermano la vendiera a los Dotharaki? Pues de eso ya no hay nada, absolutamente N A D A. Desde un inicio, ella demostró que más allá de ser la mujer sumisa consumida por la tradición de un mundo en el que los hombres son reyes, consiguen esposas y muchas mujeres, la Madre de los Dragones optó por aprender, saber utilizar sus armas para finalmente construir su propio camino hasta convertirse en reina. 

Siempre sé fiel a ti mismo

La primer regla de Game of Thrones es: sé fiel en lo que crees. Si no se aplicara esto, entonces los pequeños retoños Stark no hubieran sobrevivido tanto tiempo de manera separada con un solo ideal: vengar la muerte de su padre y mantener el reino que les fue arrebatado. Pero antes de esto, fue importante que todos aprendieran, de manera distinta y muy dolorosa, que antes de serle fiel a “lo establecido”, primero fueran leales a su familia y a los principios que aprendieron dentro de ella. Arya por ejemplo, siempre fue honesta, directa e incluso un tanto molesta, pero la fidelidad a sus pensamientos, a lo que ella quería, la llevaron al punto de poder convertirse en la persona que quisiera y sobre todo, a ser una de las mejores asesinas dentro de la serie.

Jamás olvides

¿Recuerdas por ahí esa frase: “The North remembers”?, pues bien, es cierto. El norte no es el único que “recuerda”, sino todos y cada uno de los personajes. Jamás, jamás olvidan quiénes son, ni lo que fueron ni cómo es que llegaron ahí. Sin embargo, para muchos personajes de la serie, más allá de hacerlos mejores en cualquier propósito que quisieran cumplir, el recordar únicamente los hizo empeorar al punto de caer en un desesperado intento por vengar la muerte de algún ser querido. Otros, como Cersei Lannister, demuestran que la venganza es un plato que se come frío. 

Respeta a otros incluso cuando no los entiendas

Ideales, sentimientos y muchas, muchas cosas más. Desde un principio, cuando Daenerys se casó con Khal, un Dothraki, y se embaraza de él se termina por convertir en Khaleesi. Su hermano Viserys al ver que ella le puede ordenar y que además no está obteniendo ningún arreglo para su propio beneficio, amenaza a los Dothraki sin mostrarles ni un signo de respeto. Y debido a que los Dothraki son como una tribu fuera de serie y es toman las cosas muy en serio, terminan por matar al hermano de Dani. Aquí, más allá de no comprender un lenguaje o las reglas, es simplemente el respeto y paciencia para así poder conseguir lo que quieres. Probablemente a ti no te gustaría que otro llegara y te amenazara de muerte. 

La curiosidad es mala

O si no pregúntenle a Bran, que por andar escalando las paredes del castillo de Winterfell terminó en una torre viendo a Cersei y Jaime Lannister en una situación… poco decorosa. ¿El resultado? Un Bran paralítico que ahora es un vidente o mejor dicho, un “Cuervo” que ve el pasado, presente y futuro.

Las paredes oyen

Todas las teorías de conspiración, todo lo malo que les ha sucedido a los buenos ha sido precisamente porque en Game of Thrones hay oídos en tooooodas partes. Desde un principio el propio Varys, que además de ser consejero de Robert Baratheon sabía todo, absolutamente todo lo que sucedía con las personas no solo en King’s Landing, sino en los otros reinos. También está Littlefinger que, además de poseer un prostíbulo, lo usaba para obtener la información que más le fuera conveniente. Ambos eran los seres omnipresentes que durante siete temporadas sobrevivieron… pero que al final uno de ellos terminó por ser derrocado con su propio juego.

 

Y ahora….

¡VOTEMOS!