Se aprueba el enjuiciamiento de Maduro por corrupción en el Parlamento venezolano

Como resultado de una votación en el Parlamento de Venezuela -105 votos a favor y 2 en contra-, se aprobó continuar con el enjuiciamiento del presidente Nicolás Maduro por presuntos actos de corrupción.

Aquí la historia completa. 

El 9 de abril pasado se inició un proceso en Bogotá, Colombia, ya que 13 magistrados principales del Supremo -designados por el Parlamento en julio del año pasado y hoy perseguidos por el gobierno- consideraron que existían “méritos suficientes” para continuar con el proceso judicial que se sigue en contra de Maduro por presuntos hechos de corrupción.

Esos “méritos” están basados en una solicitud presentada por la ex fiscal Luisa Ortega -quien también está exiliada-. Ella denunció que en 2013, durante su campaña, Maduro recibió dinero de Odebrecht, razón por la cual pidio acusarlo de “corrupción propia y legitimación de capitales”

Luisa Ortega, exfiscal de Venezuela.
Foto: Getty Images

En ese momento, tanto los magistrados como la ex fiscal pidieron la captura de Nicolás Maduro.

La discusión de la Asamblea se llevó a cabo hoy en un ambiente un poco tenso. El diario El Mundo refiere que desde tempranito la Guardia Nacional acordonó el edificio legislativo impidiendo el acceso de la prensa. Incluso los diputados tuvieron que transmitir la discusión y la votación como pudieron a través de las redes sociales.

Juan Guaidó, miembro de la Comisión de Contraloría, responsabilizó durante la sesión a Odebrecht por un daño patrimonial de 16.000 millones de dólares en obras inconclusas, además de que presuntamente entregó 35 millones de dólares para la campaña presidencial de Maduro en 2013.

Aunque, teoricamente, el Parlamento no tiene facultad legítima para tomar decisiones. 

La cosa está así. El Parlamento y la Asamblea Nacional son la misma cosa. En agosto del año pasado, la Asamblea Nacional Constituyente -organismo controlado por personas leales al gobierno de Maduro- retiró las competencias legislativas de la Asamblea Nacional -organismo que está liderado por la oposición- ya que este último se negó a reconocer la legitimidad del primero.

Desde ese momento, la Constituyente asumió por decreto las potestades legislativas de la Asamblea Nacional, que de hecho no podría llevar a cabo ninguna iniciativa porque ya había sido declarada en desacato por el Tribunal Supremo de Justicia.

Es por eso que el chavismo reaccionó de inmediato a la decisión del juicio contra Maduro, argumentando que la decisión carece de legitimidad. Por su parte, el fiscal Tarek William Saab anunció en su cuenta de Twitter que la decisión no solo carece de legitimidad, sino que no existe.


Incluso ha sido llamado un “intento de golpe de estado”. 

Entonces también por ley, las posibilidades de que el juicio llegue a más son pocas. De acuerdo con las leyes, después de que el Tribunal Superior de Justicia y el fiscal pidan autorización al Parlamento para enjuiciar al presidente, tiene que ser la Sala Plena del Supremo la que decida si hay o no méritos para el juicio avance. Y es justo ahí donde probablemente se detenga.

Comentarios