‘Fue desgarrador’: Michael Kelly habla sobre la salida de Spacey de ‘House of Cards’

Hace seis meses, Netflix anunció que rompería lazos profesionales con Kevin Spacey después de que el actor fuera acusado de acoso sexual. Spacey, para ser justos, fue el encargado de hacer de House of Cards, una de las series más exitosas de la plataforma de streaming que, al mismo tiempo, logró ponerla en el mapa.

Hace cinco años se estrenó el drama político protagonizado por Spacey como el despiadado Frank Underwood y su esposa Claire llevada por Robin Wright. A pesar de que estos dos fueron durante cinco temporadas el centro de la trama, hubo un personaje determinante: Doug Stamper interpretado por Michael Kelly. Este hombre fue la mano derecha de Frank y lo ayudó a llegar al poder.

Después de las acusaciones de Spacey y la salida del programa, Netflix anunció que la serie sería cancelada para después darle esperanza a todos los fanáticos al decir que se terminaría con una sexta entrega que pondría a Claire como líder y a Doug como su mano derecha. La idea, desde el principio, causó opiniones divididas, pero al final, resultó más importante darle un cierre a la historia.

Pero, ¿qué piensa el mismo Kelly de cómo terminó todo de forma repentina? En entrevista con Variety, el actor, nominado tres veces por su personaje, habló sobre Doug y, por primera vez, de la salida de Spacey.

Es una mezcla de emociones porque estuve con este tipo todos los días. La mayor parte de mi trabajo, fuera del tema de Rachel, fue con Kevin. Regresar a los mismo escenarios, al mismo set de grabación, sutilmente alterado con un nuevo Presidente, obvio, pero regresar a los mismo lugares y de repente ver que todo es distinto. Fue extraño. Ni siquiera puedo ponerlo en palabras porque sabes una cosa por mucho tiempo y, repentinamente, cambia el mundo en el que vivías”, comentó Kelly.

Las acusaciones contra Spacey comenzaron cuando el actor Anthony Rapp lo acusó de abusar de él cuando tenía 13 años a principios de los 80. Después de esto, comenzaron a caer más acusaciones en contra del actor que incluían abuso sexual, de poder y racismo.

“El equipo dejó de trabajar por mucho tiempo y, cuando todo se vino a abajo, fue como ‘¿Y ahora qué haremos?, ¿cómo lo mantenemos en marcha?’”, dijo sobre la repentina salida de Spacey. “Obviamente, hay millones de emociones de por medio que se deben procesar. No quiero hablar mucho del tema porque fue desgarrador de muchas maneras… Es difícil. De hablarle todo el tiempo a alguien a no decirle nada, en cualquier profesión y bajo cualquier circunstancia, es extraño… lo sigo procesando”.