Por casos de abuso sexual, la Academia sueca del Nobel tendrá reformas a sus normas

Tras la dimisión de 5 de los 18 académicos de la Academia del Nobel -que cada año otorga el premio de Literatura- por el escándalo de los casos de abuso sexual por parte de personas cercanas al organismo, el rey Carlos Gustavo de Suecia anunció que habrá una reforma a las antiguas normas por las que se rige la Academia. 

Uno de los estatutos actuales establece que los cargos son vitalicios, es decir que los académicos no pueden abandonar ya que continuarían siendo miembros aunque en teoría no ejerzan.

Justamente eso es lo que se busca reformar. El diario El País refiere que el rey sueco informó mediante un comunicado su intención de modificar los estatutos para que sea posible dejar la Academia por petición propia. 

De ser así, los espacios vacíos que dejaron los que ya se fueron podrán quedar resueltos definitivamente.

El rey Carlos argumentó que tanto en Suecia como en el resto del mundo existen garantías legales, por lo que es necesario implementar los cambios para que se puedan desarrollar “importantes” tareas en el futuro dentro de la Academia. 

Las historias de acoso 

Las “renuncias” giran en torno a Jean Claude Arnault, quien resulta ser el esposo de una de las integrantes de la comisión -la escritora Katarina Frostenson– y está acusado de abuso sexual por 18 mujeres. Algunos de esos casos incluso fueron cometidos en dependencias que están vinculadas a la Academia.

Katarina Frostenson
Foto: REUTERS / Katarina Frostenson

Por si fuera poco, ha sido acusado también de filtrar información sobre los galardonados. 

Los rumores en torno a la Academia Sueca comenzaron en diciembre del año pasado, ya que 18 mujeres -de forma anónima- denunciaron públicamente los abusos cometidos entre 1996 y 2017 dentro de la institución por Arnault, tanto en Estocolmo como en París. En ese entonces Arnault era director de un foro cultural apoyado económicamente por la organización.

Jean-Claude Arnault
Foto: El Mundo/ Jean-Claude Arnault y su esposa

Dos días después de las denuncias, la Academia tuvo una reunión y cortó el contacto con él. Además contrató a una firma de abogados para que estudiara si su conducta había influido en el trabajo institucional. 

Académicos han abandonado sus cargos 

La escritora Katarina Frostenson, miembro asociado del Comité Nobel, es la que se encuentra en el ojo del huracán junto con su esposo -dramaturgo y fotógrafo francés- Jean-Claude Arnault. Los dos son promotores de Fórum, un centro cultural que está vinculado a la Academia Sueca. 

Forum, centro cultural
Foto: Expressen

Justo fue con el impulso del movimiento #MeToo que Arnault  fue acusado por abuso sexual.

La Academia abrió una investigación por el caso pero terminó cerrándola por falta de pruebas. Lo que si se hizo fue someter a votación la posibilidad de censurar la conducta de Katarina Frostenson, acto que terminaron ganando sus partidarios. En desacuerdo con la decisión presentaron su renuncia los académicos Klas Östergren, Peter Englund y Kjell Espmark, argumentando que se había antepuesto “la amistad ante la responsabilidad y la integridad”.

A estas bajas hay que sumar las de las escritoras Kerstin Ekman y Lotta Lotass, quienes renunciaron por desacuerdos con la institución.

Comentarios