Accidentalmente descubren encima capaz de comerse botellas de plástico

¡Puntos para la ciencia! Unos científicos encontraron accidentalmente una enzima que descompone las botellas de plástico. Este incidente podría ayudar a resolver la crisis mundial de contaminación y permitiría, por primera vez, reciclar por completo los envases.

Este descubrimiento se llevó a cabo en 2016, cuando por accidente descubrieron una bacteria que podía “comerse” todo el plástico en un basurero de Japón, pero gracias a esto, ahora una nueva investigación se ha puesto sobre la mesa.

Un equipo internacional de científicos modificó la enzima para ver su evolución y ahora “el error” hizo que esta bacteria se volviera aún más efectiva para descomponer el plástico de PET, que se usa comúnmente en botellas de refresco. 

descubren enzima para descomponer plástico

“Lo que realmente resultó fue que mejoramos la enzima, lo cual fue un poco sorprendente”, dijo el profesor John McGeehan, de la Universidad de Portsmouth, Reino Unido, quien dirigió la investigación.

La enzima tarda sólo unos días en comenzar a descomponer el plástico, mientras que a los océanos les toma siglos deshacerlo. Por esta razón, los investigadores se muestra optimistas y creen que se podrá acelerar aún más el proceso de descomposición y será un proceso viable que podrá hacerse a gran escala.

“Lo que esperamos hacer es usar esta enzima para convertir este plástico nuevamente en sus componentes originales, para que podamos reciclarlo literalmente hasta convertirlo en plástico. Significa que no necesitaremos desenterrar más petróleo y, fundamentalmente, debería reducir la cantidad de plástico en el medio ambiente”, dijo McGeehan.

De acuerdo a The Guardian, aproximadamente un millón de botellas de plástico se venden por minuto en todo el mundo y sólo un 14% de esos envases se reciclan, lo que indica que muchas más terminan contaminando los océanos y dañando la vida marina.

Así, esta nueva enzima podría ser una f0rma de reciclar las botellas de plástico y así se reduciría la necesidad de crear más plástico.

“Siempre te enfrentas al hecho de que el petróleo es barato, por lo que el PET virgen es barato. Es muy fácil para los fabricantes generar más de esas cosas, en lugar de intentar reciclar. Pero creo que hay un conductor público aquí: la percepción está cambiando tanto que las empresas están empezando a ver cómo pueden reciclarlas adecuadamente “, dijo McGeehan.

Esta nueva investigación, que fue publicada en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias, explicó la estructura precisa de la enzima, misma que es producida por un insecto japonés. A través de intensos rayos X, fue como consiguieron revelar átomos individuales.

La estructura de esta enzima salvadora, es muy similar a la que desarrollan bacterias para descomponer la cutina, un polímero natural utilizado como recubrimiento protector por las plantas, pero cuando el equipo manipuló la enzima para explorar esta conexión, mejoraron accidentalmente su capacidad de comer PET. 

“Es una mejora modesta, un 20% mejor, pero ese no es el punto. Es increíble porque nos dice que la enzima aún no está optimizada. Nos da la posibilidad de utilizar toda la tecnología utilizada en el desarrollo de otras enzimas durante años y años y hacer una enzima súper rápida”, señaló McGeehan.

¿Será este el descubrimiento que el mundo necesita para salvarse?