#Elecciones2018 Jaime Rodríguez Calderón, sus propuestas y su atropellada campaña

Aprovechando la época mundialista y la fiebre del oro creada por pegar unas estampitas en 60 hojas de colores; la política nacional no se podía quedar atrás. Por eso, y a petición de absolutamente nadie, tendrás las tarjetas más codiciadas del mercado. Eso sí, te aseguramos que cada una, la vas a apreciar más que el defensa marroquí que tienes repetido como cinco veces. En las repetidas de hoy, te presentamos a Jaime Rodríguez Calderón.

El último candidato en entrarle al quite, y también el último en las encuestas. La campaña de Jaime Rodríguez Calderón ‘El Bronco’ no pudo ser más atropellada y con más complicaciones. No sabíamos qué sucedería con su intentona presidencial. Desde el día que se destapó como aspirante independiente hasta el día que el Tribunal Electoral lo metió con calzador en la boleta, el nacido en Nuevo León se ha topado con firmas falsas, el supuesto apoyo de ciudadanos muertos, inconsistencias constitucionales, audiencias negadas y decenas de revisiones previas.

Famoso por ser mal hablado, echarse declaraciones sin mesura y siempre traer botas y chalequito; Jaime Rodríguez es el cerebro detrás de frases como “a las niñas gordas no las quiere nadie” o “mi mamá sigue estando buenota” o tal vez, recuerden la progresista puntada de “mi caballo come menos que mi vieja”. Sin embargo, nuestro momento favorito es cuando decidió aprovechar las épocas decembrinas para decirle a cientos de niños que ‘Santo Clos’ no existe, que son sus papás.

 

“A jalar que ocupa” es el lema que usaba El Bronco en su campaña para ser gobernador de Nuevo León y ahora, entrándole más de 10 días tarde a la campaña presidencial y con la quemada que le pusieron en el INE cuando le revisaron los apoyos ciudadanos, el nacido en el municipio de Galeana ocupa jalar muchísimo para alcanzar a sus rivales en la contienda.

Su carrera 

El candidato independiente, como casi todos, tiene un antecedente partidista. Jaime Rodríguez Calderón militó nada más 33 años en el PRI y con la bandera tricolor llegó a ser diputado local, diputado federal y alcalde del municipio de García. Después de eso, se retiró del Revolucionario Institucional para lanzarse como candidato independiente a la gubernatura de su estado.

Cuando se destapó para ser gobernador, Jaime Rodríguez arrancó con todo la Broncomanía, el movimiento histórico de redes sociales que lo convertiría en el primer candidato independiente en la historia mexicana en ocupar el puesto de mandatario estatal.

 

Es Ingeniero Agrónomo Fitotecnista de la UANL y como graduado de esa misma institución es aguerrido fanático de los Tigres, aunque dicen que lo suyo, lo suyo, es el beis. 

Arrancan las broncas

Sí, perdón por el chiste fácil, pero la candidatura de Jaime Rodríguez ‘El Bronco’ se la pasó metiéndose en severos problemas. La primer polémica, fuera de sus frases subiditas de tono, tuvo que ver con su cargo de gobernador con licencia.

Resulta, que a mediados de febrero sacaron a la luz que la candidatura de Jaime Rodríguez era inconstitucional. Como pidió licencia de seis meses a su cargo el 31 de diciembre, las vacaciones se le acaban el 1 de julio, una fecha que no cuadra con el proceso electoral que termina en septiembre.

Básicamente, para no hacer mucho embrollo legal, El Bronco está obligado a resumir su puesto como el Ejecutivo de Nuevo León el 2 de julio, pero para que su candidatura sea válida tendría que esperarse hasta el mes patrio. Sin embargo, de esa incongruencia constitucional nunca se decidió nada.

Luego, están los cuestionamientos sobre sus gastos de campaña y su pleito con las aplicaciones del INE para los candidatos independientes. El Bronco dijo que si las cosas fueran mejores, no se hubiera gastado 18 millones de pesos en juntar firmas, que con 8 millones la ‘armaba’. Además, El Bronco aseguró que la ley es “injusta, inequitativa y muy gacha” para arrancar una campaña sin partidos políticos. Ese mismo día se aventó una frase que si la intentamos contar no le haríamos justicia:

“Soy el hijo bastardo de la ley, pero como hijo bastardo quiero agradar a mi padre, que es la ley. Como hijo bastardo le estoy diciendo a mi padre que también soy su hijo que puedo. Al igual que los otros hermanos que tengo”.

Después, arrancó el que sería su mayor dolor de cabeza y el de todos aquellos que seguíamos las campañas presidenciales. El 17 de enero, El Bronco se convirtió en el primer candidato independiente en juntar las más de 870 mil firmas necesarias. Ahí todo era felicidad, pero luego vendría el caos.


El 16 de marzo, el INE hizo la revisión oficial a los apoyos ciudadanos de los candidatos y le dio un golpazo al Bronco: entre fotocopias, firmas falsas, incompletas, irregulares y sospechosas, decidieron que su candidatura no entraría en la boleta. 

Pero no se preocupen, que unos días más tarde, a pesar de tener más de 700 mil apoyos apócrifos —número que se redujo tras una primera revisión—, en una sesión de último minuto los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación decidieron anular la decisión del INE y darle luz verde a la candidatura de nuestro personaje de hoy. Ese día sí ardió Troya con la opinión pública.

Sus propuestas

Una de sus propuestas que más cacarea —o, en este caso, relincha— es que se esforzará por crear un gobierno trabajador. Primero, “quitará a todos los huevones del gobierno” y luego  los mandará a su casa jubilados, pero sin pensión.

Entonces, podemos decir que el tema fuerte de su campaña es el trabajo. En la Convención Bancaria, prometió que los mexicanos tendrían dinero y trabajo para “llevar a su vieja al cine” y para cumplir esta propuesta tan progresiva aseguró que va a reducir el IVA y el ISR para que no te lo descuenten tan gacho en la quincena.

Sobre programas de asistencia social, Jaime Rodríguez es muy claro: no le gustan y ni crean que los haría. “Al huevón nada, al trabajador todo. El populismo, el asistencialismo, destruye este país. Sí hay que ayudarle a la gente que tiene necesidad pero hay que ponerlos a trabajar, no podemos regalarles el dinero”, dijo.

Al Bronco también le gusta la onda empresarial, después de todo, no es de a gratis que convenciera a los regios de su proyecto. Según el gober con licencia, el gobierno tiene que ser más pequeño y las empresas tienen que expandirse más. Con esto, quiere darle facilidades a los empresarios, en lugar de “seguirles cargando la carga fiscal“. Además, quiere facilitar la participación privada en los proyectos de interés público.

¿El salario mínimo? Ni lo vean. Mientras todos los otros candidatos se están peleando a ver quién promete subirlo más, El Bronco jaló para el otro lado y planea quitar el sueldo mínimo, que anda en los 88 pesos. Para el candidato independiente la tocada está en pagarle a cada quién “en base a lo que hace”. Según esto, en su gobierno será el talento, la capacidad y el esfuerzo lo que decida cómo se verá tu cartera.

¿La reforma educativa? También la quiere mandar al traste. Según esto, va a reformar la reforma para regresarle el poder al maestro, “para que el maestro nos ayude a través de la escuela a disciplinar a nuestros hijos, a ordenar a nuestros hijos”.

Además, estos maestros encargados de ordenar a los chamacos serán jubilados que regresarán a los salones, esto, porque los niños “le hacen más caso a los abuelitos que a sus padres”.

 

La verdad, es que su plataforma de campaña todavía está medio incompleta. Su página oficial todavía dice que es gobernador de Nuevo León y sobre seguridad, se sintió Batman y tiene planeado un ataque sorpresa, dijo que “para que funcione no hay que avisar”.

De ahí en fuera, el candidato avisó que si tienen dudas de sus propuestas que le envíen un mensaje de Whatsapp. “Usted me manda un mensaje y yo le contesto. Y discutimos, platicamos y acordamos”, confirmó hace unos días en su tour por Toluca.

 

Temas polémicos

  • LGBT:

“Creo en el principio de la familia. Creo en el matrimonio, no en las otras zonceras; no creo en las otras cosas. El matrimonio es hombre-mujer, punto; si alguno de ustedes cree lo contrario convenza a la sociedad, yo no”

  • Marihuana:

Nunca ha dado una postura oficial, pero todas sus declaraciones apuntan a un rotundo NO:  “Aquél que se mete mugre en el cuerpo o cosas que no son biológicamente naturales, comete un agravio no sólo contra sí, sino también contra la sociedad”, decía el aguerrido gobernador hace unos años.

  • Nuevo aeropuerto:

Se tardó en pronunciarse, pero básicamente el es #TeamSlim. El candidato respaldó las ideas de mantener activa la construcción del Nuevo Aeropuerto y aprovechó para tirarle a López Obrador: “el que tiene la razón es Slim, quien ha generado riqueza y Andrés Manuel ha generado pobreza”.

  • Pensión a expresidentes:

Apenas este jueves, El Bronco dio su postura oficial, de llegar a la presidencia no solo quitará las pensiones a los expresidentes, sino también las prerrogativas a los partidos políticos: “Que cada quien se rasque con sus uñas, ya no se debe seguir gastando el dinero de los mexicanos en políticos huevones y en miembros de partidos mantenidos”, remató.

  • Trump y el muro:

Jaime Rodriguez cree que al presidente gringo sí se le ha pasado la mano con las ofensas. Sin embargo, el es fiel partidiario de decírselo de frente, no de mandárselo a decir. En broma, dijo que con una burger y un tequila se pueden sentar a platicarlo.

“Yo le diría a Trump: compadre, ¿por qué nos tratas de esta manera? ¿qué te hemos hecho o qué crees que estamos haciendo? Que hablemos, que no nos confrontemos”.

Comentarios