¡Saquen los pañuelos! El último grito en el estadio Azul 😢

A las 18:54 horas del 21 de abril de 2018 dejó de rodar el balón en la cancha del estadio Azul. Fue la última vez que un esférico se jugó en la historia de la Liga MX en el reciento que durante 22 años fungió como la casa de un equipo del cual se dice que nunca tuvo infancia porque nació grande.

Erick Yair Miranda, el árbitro central, hizo sonar su silbato y durante un segundo se hizo un silencio que reflejó incertidumbre ¿De verdad la historia futbolística de ese inmueble había llegado a su final?. El último jugador en tocar el balón fue Adrián Aldrete. También incrédulo volteó a ver al árbitro, luego tomó el balón con las manos y ya no lo soltó.

Acto seguido se levantaron los celulares para grabar los últimos instantes de la casa cementera. Quiénes aguantaron el nudo en la garganta dejaron rodar una que otra lagrima mientras cantaban: “Olé, olé, olé, olá, olé olé olé, cada día te quiero más, yo soy celeste, es un sentimiento que no morirá”, además del clásico cántico “Azul, Azul, Azul”.

La afición cementera, castigada por dos décadas sin título de liga, no podrá estar en la liguilla, salvo una serie de milagros, pero al menos pudo festejar un último triunfo 2-0 sobre Morelia con gran actuación de Martín Cauteruccio, autor del primer gol del partido y de la asistencia a Ángel Mena, autor del gol número 897, el último que la parcialidad de La Máquina gritó en el estadio Azul.

A las 18:54 se cerró la historia de un estadio que fue testigo de más lágrimas celestes que de festejos. Ahí, el Conejo Pérez lloró inconsolable en su portería tras recibir el gol de oro de Alejandro Glaria en tiempos extra en la final de 1999 contra Pachuca.

También fue testigo de los gritos desgarradores de Édgar Andrade al sufrir una de las lesiones más aparatosas de la historia de la Liga MX o de la rotura de ligamentos cruzados de Gerardo Flores y Marc Crosas.

Pero su césped también le sirvió de alfombra a leyenda consagradas de la talla de Diego Armando Maradona o Lionel Messi, quienes disputaron ahí partidos de exhibición.

Después de ser la casa de los cementero, ha llegado el momento en el que el inmueble de la colonia Noche Buena cierre sus puertas a la Liga MX y comience su agonía mientras espera su derrumbe el 2 de julio.

Estadio Azul
Getty Images