Mundo

Protestas, censura y represión: ¿Qué está pasando en Nicaragua?

Los nicaragüenses han salido a las calles para protestar a las reformas que es el gobierno en temas de seguridad social y pensiones, durante cinco días consecutivos, los ciudadanos han tapizado las calles de la capitál Managua, así como de diferentes puntos del país, el gobierno, no se ha quedado con los brazos cruzados y han respondido con represión y  severas agresiones hacia los protestantes.

Daniel Ortega
Flickr

Y es que cómo no iban a estar enojados, si la nueva legislación ciudadanos y empresas se verán obligados a pagar un mayor monto al Seguro Social, además a los jubilados se les quitará un 5% de su pensión. La policía ha respondido a las manifestaciones con golpes, gas lacrimógeno y hasta balazos. Niños, ancianos, periodistas y ciudadanos, todos han sido tratados por igual. El Centro de Derechos Humanos de Nicaragua, informa que hasta el momento hay al menos 25 muertos y 64 heridos.

El presidente Daniel Ortega, puso la reforma en marcha por recomendación del del Fondo Monetario Internacional (FMI) y es que el seguro social está a punto de irse a la quiebra, debido a que los fondos del INSS, se ha invertido sin tener un retorno de financiación. El Ejecutivo del país, pretender mantener la edad de jubilación a 60 años o 750 semanas cotizadas de tal forma que el gobierno recaudará 250 millones de dólares; con estas medidas, los economistas advierten de que las reformas golpearán a las empresas y se traducirán en desempleo.

carcel nicaraguense
Flickr

Ortega había dejado los manifestantes y autoridades se hicieran garras, tras 5 días de desaparición mediática, el sábado compareció a medio día, al lado del jefe del Ejército, Julio César Avilés, por si no hubieran sido suficientes las muestras de poderío con la represión.  Como es costumbre, señaló que sólo se  trataba de un “grupo minoritario” qué tratando de desestabilizar al país. Comparó a los manifestantes con las maras que desangran el norte de Centroamérica y afirmo que su único interlocutor para salir de la crisis era la empresa privada.

Pero no contaba con que 4 horas después, serían precisamente ellos quienes desconocieran al gobernante, algo así como a mí ni me vuelves a ver, las cúpulas empresariales rechazaron colaborar con Ortega y por el contrario, le exigieron el cese de la represión inmediatamente.

 

Comentarios