Así estuvieron los candidatos en el #DebateINE y así dicen que “segúúúún” les fue

Como cuando el tío borracho asegura que se comportó de la manera más refinada en la fiesta, cuando en realidad terminó abrazado del inodoro… así la mayoría de los candidatos en el debate, quienes pese a acartonados posicionamientos, reiteradas acusaciones y ridículas propuestas, aseguran que se rifaron como los grandes y, casi-casi, tienen la silla presidencial asegurada. O de menos, están más cerca de ella.

Por ejemplo, José Antonio Meade, quien no conforme con acabarse en autoelogios durante el debate (“soy un mexicano honesto, preparado, capaz”, “ayudé para que Padrés, Borge y Duarte estén en la cárcel”), salió del Palacio de Minería para seguir echándose porras. “Es el primer debate presidencial, el primero en el que yo participo, y he logrado posicionar cuál es mi visión del país, por qué quiero hacer equipo con los mexicanos, por qué creo que soy la mejor alternativa”, dijo al salir de Palacio de Minería.

Jose-antonio-meade-INE-debate
Jose-antonio-meade-INE-debate

¿Cuál visión de país? Pues un México en el que no habrá “estafas maestras, moches, ni ligas, ni naves industriales”, según planteó el hombre que fue titular de la Sedesol tras el paso de Rosario Robles, a quien se le acusa de colaborar desde la dependencia para el desvío de 3.4 mil millones de pesos (precisamente, “la Estafa Maestra”). En fin, con esos cínicos posicionamientos… digo, propuestas de gobierno, el candidato priista aseguró que también ganará en los dos debates que vienen y, pa’ ponerle la cereza al pastel (que compartió con César Duarte, según preciosa foto compartida por Anaya), se llevará la elección del 1 de julio.

José Antonio Meade y César Duarte repartiendo el pastel
Foto: Parabólica.mx

Otro que tampoco tardó en decir que ganó el encuentro fue el abanderado del Frente, Ricardo Anaya. Y cómo no, si además de presentar propuestas basadas en variarle tantito a las de los otros candidatos, fue el que mejor siguió el guión que se esperaba del debate y le dio con todo el rigor de sus cartulinas a Andrés Manuel López Obrador:

“Tu dijiste que el Fobraproa es el mayor saqueo del país y los que lo aprobaron están en tu gabinete (especialmente Poncho Romo)”, “es falso que cuando fue jefe de gobierno bajó la inseguridad”, “¿Dónde está Manuel Bartlett? (artífice del fraude electoral que llevó a Salinas a la presidencia, en 1988) en Morena como coordinador de senadores, es una farsa la historia de Andrés Manuel”, “pactaste con Gordillo, Gómez Urrutia, ofreciste perdón y amnistía con Salinas y Peña”, “te respetaba por ser un opositor del sistema. Pero ya ni eso”. ¿Y qué dijo AMLO ante tanta acusación y señalamiento? NADA… pero no por falta de ganas, sino por tiempo.

anaya-debate

 Luego de irse en friega de Palacio de Minería, el candidato de Morena publicó un video en sus redes sociales en el que -sí, además de asegurar que ganó el debate- señaló que no contestó a Ricardo Anaya… por falta de minutos. “Me hubiese gustado contestar a otras mentiras, sobre todo del candidato del PAN (…) pero ya no dio tiempo (…) después habrá tiempo de aclarar estos asuntos”, dijo López Obrador, en referencia sólo de las acusaciones relativas a su desempeño como jefe de gobierno de la Ciudad de México. De Napo, Bartlett, Poncho Romo o el supuesto acuerdo con el jefe de la mafia del poder, nada.

En fin… por haber aplicado la técnica pugilística de Homero Simpson al hacer absolutamente nada ante los ataques, AMLO asegura que “nos fue bien”. “Como decía un boxeador, todo se lo debo a mi manager, la verdad se lo debo a los ciudadanos, porque no es lo mismo llegar a un debate con poco respaldo, que llegar con el apoyo de millones de mexicanos”.

meme AMLO debate box
Imagen: Twitter

Ataque a los corruptos, reducción de sueldos de altos funcionarios, venta de avión presidencial, revocación de mandato… fueron algunos de los clásicos planteamientos con los que AMLO nos transportó a sexenios pasados… igual que Margarita Zavala que durante sus primeras intervenciones no soltó el tono calderonesco de sus propuestas al apuntar que, en caso de llegar a la presidencia, el eje de su gobierno será la defensa de los mexicanos: “no solo con la policía, sino con todo lo que esté a mi alcance”. Claro, ese “todo a mi alcance” se refiere a Ejército y Marina, los cuales se emplearán para combatir la inseguridad… obviamente, con respeto a los derechos humanos. “En materia de seguridad es necesaria la presencia del Estado (…) Se combate el mal con el bien, sí, con la presencia del Estado”.

Aunque parece lo contrario, la independiente aseguró que todas las ideas que tiene son de su manufactura y, por lo tanto, su llegada a Los Pinos no debe considerarse como la reelección de Felipe Calderón… ¿o a poco a él lo escucharon decir que “para mí el matrimonio es entre hombre y mujer”?

Pero eso sí, siempre pugnando por la equidad…

 

Y, así como los otros tres, también se vio en el debate como “una candidata ganadora”…

Y, aunque no lo crean, luego de proponer educación militarizada, justicia mocha-manos y admitir que miente, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, fue el único que tras el debate se mostró más ecuánime al no salir a pavonearse con la victoria. “En esto yo no decido si ganas o no ganas. Todos ganamos, México ganó y la opinión vendrá mañana, en términos reales”.

Por cierto, respecto a su propuesta norteña/islámica de cortarle las manos a los corruptos y delincuentes, el gober con licencia de Nuevo León aseguró que “es una iniciativa seria”… nomás falta pasarla por consenso, discutirla y platicarla. “Es una parte importante que nos tenemos que atrever quienes queremos gobernar este país y resolver los problemas de tajo, de raíz. La corrupción es la madre de todos los problemas que tiene México y no nos debe de asustar”, dijo al término del debate, donde agregó que, con eso de su whats, habrá más “interactuación” con el electorado.

 

¿Tons, quién para ustedes ganó?

Comentarios