Pemex reserva hasta 2021 información relacionada a contrato de mil 811 mdp otorgado a Odebrecht

En pleno enjuiciamiento de funcionarios y empresarios que tuvieron que ver con la empresa brasileña (en otros países, claro), con sospechoso tino Petróleos Mexicanos decidió que guardará por tres añitos (nomás) información relacionada con las negociaciones que llevaron a otorgar a Odebrecht un contrato por mil 811 millones de pesos.

De acuerdo con Reforma, el pasado 15 de marzo Pemex decidió que la información del acta de adjudicación del proyecto para aprovechamiento de residuales de la Refinería Miguel Hidalgo, en Tula, Hidalgo, se reservará hasta 2021, cuando el caso ya no está tan calientito, digo… ¿? no, tal cual, esa es la justificación. Bueno, con otras palabras para que no se vea tan gacho: “El mencionado documento tiene relación con la carpeta de investigación que llevan a cabo la PGR y la Secretaría de la Función Pública, razón por la cual de proporcionarse dicho instrumento causaría un serio perjuicio al curso de las investigaciones realizadas por el MP y la Función Pública, contenidas en la carpeta de investigación que a la fecha se encuentra en trámite”, señaló el Comité de Transparencia de Pemex a una solicitud vía Transparencia.

En el acta de la sesión que en diciembre de 2013 sostuvo el Comité de Adquisiciones, Arrendamientos, Obras y Servicios de Pemex, se llegó a los detalles de la contratación de Odebrecht para el acondicionamiento del sitio, movimiento de tierras y conformación de plataformas para el mencionado proyecto… el cual se elevó hasta los 2 mil 315 millones. ¿Por qué? Bueno, habrá que aguantarnos hasta 2021.

Lo único que se sabe hasta ahora es que el contrato se entregó a la constructora brasileño de manera directa, sólo cuatro meses después que la Subdirección de Proyectos de Pemex Refinación presentó el Proyecto “Incremento de Capacidad de Refinación con Aprovechamiento de Residuales” ante el Comité de Estrategia e Inversiones de Pemex Refinación.

Sospechosa la decisión de Pemex, sobre todo porque funcionarios de la constructora aceptaron desde hace meses que pagaron sobornos para obtener contratos de la paraestatal mexicana. Incluso dos directivos de la empresa brasileña apuntaron su dedo hacia el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, señalando que fue éste el que se encargó de recibir los moches… y de ahí, supuestamente, fueron a parar a campañas políticas. Una de ellas, la presidencial de Enrique Peña Nieto, bajo un esquema duplicado en otros países como Perú, donde el expresidente Humala ya hasta está en el bote.

Y aquí…