Arrestan al Golden State Killer, un asesino y violador serial de los setenta

A finales de los 70 e inicios de los años 80, un criminal aterrorizó California. Este miércoles, 25 de abril, las autoridades de Estados Unidos confirmaron el arresto de aquel personaje. El Golden State Killer está ligado a 12 asesinatos, 45 violaciones y 120 robos a casas.

Ahora, más de cuarenta años después de que iniciaran las investigaciones en su contra, el que también era conocido como el Night Stalker, fue detenido en los alrededores de la misma localidad donde cometió sus crímenes.

Este miércoles, se confirmó que el misterioso asesino serial se trata de Joseph James DeAngelo, un expolicía de 72 años. DeAngelo se encuentra en la cárcel de Sacramento después de ser detenido la noche anterior.

El Golden State Killer, es culpable de violar mujeres que se encontraban solas, de violar mujeres con niños, de atacar parejas que se encontraban en sus casas y asesinar a hombres y mujeres por igual. Sus víctimas tenían desde 13 hasta 41 años.

Su serie de brutales crímenes ocupaba las portadas de los diarios y los noticieros de televisión ya que arrancó en 1976 y terminó sin ninguna explicación alguna en 1981. Sin embargo, hay un crimen aun no resuelto en 1986 que también parece tener su nombre.

En su manera de operar, el Golden State Killer tenía la costumbre de marcarle por teléfono a sus víctimas y amenazar desde días antes su llegada:

Años después de su desaparición, las investigaciones continuaban pero no se veía ningún avance. En 2016, el FBI ofreció más de 50 mil dólares a quien diera cualquier información. Sin embargo, a principios del 2018 su arresto parecía más cercano; y todo, gracias a una escritora.

golden-state-killer-asesino-serial-capucha
Foto: Los Angeles Magazine

I’ll Be Gone in the Dark, es el título del libro publicado por Michelle Mcnamara, una escritora de crimen que falleció en 2016 pero que se enfocaba en todas las investigaciones del Golden State Killer. El libro salió a los estantes tras su muerte y con la ayuda de su esposo, Patton Oswalt, su esposo, la novela alcanzó el estatus de Best Seller. 

Paul Holes, un policía que llevaba trabajando en este caso durante décadas, confirmó que el asesino serial se escondió tanto tiempo gracias a su trabajo como oficial. Seguía las investigaciones de la policía, las portadas de los diarios y siempre se mantuvo “un paso adelante” al cambiar su forma de elegir a las víctimas.

“Lo único con lo que no contaba son las pruebas de ADN”, dijo Holes.