Mundo

Macron puso sobre la mesa temas delicados de la agenda de Trump ante el Congreso

¿Se acabó la luna de miel entre Emmanuel Macron y Donald Trump?

Ayer, 24 de abril, llegó el presidente de Francia a una visita de estado a Estados Unidos, y Trump no lo cargó porque de plano no pudo. Macron fue recibido por un Trump más que amable: se pasearon por los jardines de la Casa Blanca, sembraron arbolitos y se tomaron de la mano.

Obviamente no fue sólo a darse cariño con Trump, el objetivo de la visita es organizar sus posturas sobre el acuerdo nuclear con Irán y las negociaciones con Corea del Norte.

Pero, después de tanto amor y perfección -como dijo Trump-, quizás el mandatario estadounidense ya no lo vea tan perfecto.

Este miércoles, Emmanuel Macron dio un discurso ante el Congreso de Estados Unidos, durante el cual tocó varios temas delicados en la agenda del presidente Trump.

No solo atacó la guerra comercial y el nacionalismo, sino que también defendió la lucha con el cambio climático, el multilateralismo y el pacto con Irán. Prácticamente todo lo que Trump odia.

Empezó resaltando la amistad histórica que existe entre ambas naciones, citó los ideales compartidos, la lucha contra el nazismo y las guerras que les han costado la defensa de la democracia.

“Nuestras naciones han sufrido por sus valores” señaló.

Sin embargo, también aprovechó para marcar las diferencias que existen y atacar al asilacionismo y nacionalismo que caracterízan a Estados Unidos. Señaló que se encontraban en un momento crítico en donde se necesitaba actuar como una comunidad global, ya que de lo contrario ni la ONU ni la OTAN serían capaces de mantener la estabilidad.

Una vez dicho eso, se soltó como hilo de media.

Macron en el Congreso de Estados Unidos
Foto: Getty Images

Empezó rechazando la guerra comercial que emprendió la Casa Blanca en contra de China, y otras naciones de Europa, argumentando que si “nosotros escribimos las reglas, nosotros debemos seguirlas”.

Luego se arrancó con la defensa del pacto nuclear con Irán que Washington se ha encargado de satanizar, asegurando “no lo abandonaremos, nuestro objetivo es claro: Irán nunca poseerá armas nucleares. No ahora, no en cinco años, ni en 10 años, nunca”.

Y es que justo en plena visita de Macron, Trump calificó el acuerdo, suscrito en 2015, como “ridículo, demencial y ruinoso”, advirtiendo además que si Teherán reactiva el programa atómico “habría un problema mayor que nunca”. Eso sí, que estaba dispuesto a ser flexible dejando la puerta abierta a todo tipo de interacciones.

Terminó con la lucha contra el cambio climático. Está de sobra decir que este punto es una de las cosas que Trump ha abandonado: Estados Unidos es el único país del mundo fuera del Acuerdo de París.

“Estamos sacrificando el futuro de nuestros hijos. No hay planeta B y tendremos que enfrentarnos al desafío y trabajar juntos. Estoy seguro de que EEUU volverá al pacto” afirmó.

Comentarios