Hasta en Europa investigan a Ricardo Anaya por la nave industrial

Las investigaciones sobre la nave industrial del panista ahora sí cruzaron el charco. Hace unos días, el diario El Español —adivinen de dónde— publicó que autoridades judiciales de Europa ya están echándole un ojo a una presunta red financiera usada para lavado de dinero. En esta investigación, podría estar involucrado el candidato presidencial, Ricardo Anaya y los empresarios Manuel Barreiro y Juan Pablo Olea Villanueva.

Según la información del diario, las autoridades del Viejo Continente están investigando una estructura financiera que estaba armada en otros países y en paraísos fiscales. Originalmente, toda la operación arrancó con la venta de la nave industrial en Querétaro. Después, esos 54 millones de pesos pasaban el primer ciclo en la estructura corporativa y financiera de Manuel Barreiro. 

Supuestamente, les daban una remojada más cuando los circulaban por Canadá y Gibraltar —un territorio autónomo—, para luego llegar al área de secado en las cuentas del ahora candidato presidencial, Ricardo Anaya.

En la operación participó Juan Pablo Olea Villanueva que tiene “importantes intereses empresariales en Querétaro”. Además, el medio ibérico asegura que Olea Villanueva, que tiene la nacionalidad española y mexicana, ya traía los ojos encima por una investigación aparte en la que parecía que le entraba a la “ocultación de capitales”.

Además de eso, el medio reporta que se acordaron medidas para bloquear y embargarle las cuentas bancarias a los dos empresarios relacionados con Anaya; Barreiro y Olea.

Entonces, las investigaciones europeas se están centrando en la participación de Olea Villanueva en una posible lavandería. Olea tiene 14 empresas en España y sus actividades arrancaron desde hace más de veinte años en la península ibérica. Entre sus aventuras de negocio tiene hostales, florerías y actividades inmobilarias. Eso sí, ningún Dry Clean. 

Manuel Barreiro desde hace rato lo encontraron en Canadá. Mientras tanto, Ricardo Anaya niega las acusaciones.

Comentarios