Detienen a alcalde morelense por homicidio… pero también se presumen nexos con “Los Rojos”

¿Es periodo electoral o periodo de detenciones y exhibición de delitos? Pues parece que van de la mano, porque mientras que un candidato presidencial es supuestamente investigado por lavado, tenemos que un aspirante a diputado federal en Morelos es detenido por homicidio… pero eso es lo de “menos”.

El nombre del susodicho es Alonso Plascencia quien, antes de aspirar a hueso como legislador, se desempeñaba nada menos que como alcalde de Tlalquiltenango. Precisamente desde ese cargo también la hacía de líder local del grupo delictivo de “Los Rojos”… y, como tal, se presume que el querubín ordenó el asesinato de un hombre, crimen que se cometió apenas el pasado 17 de abril.

“Se presume que sus hombres son integrantes del cártel de los Rojos, y que Enrique Alonso Plascencia presuntamente es líder de la operación en Tlalquiltenango de ese grupo delictivo, por lo que suponemos que esta es la causa por la que en todo momento se opuso a que el Mando Único operara en ese municipio”, apuntó el comisionado de Seguridad, Alberto Capella Ibarra.

De acuerdo con las primeras informaciones, la detención de Plascencia se dio luego que el pasado 20 de abril fueron detenidos 10 sicarios pertenecientes a una célula de “Los Rojos”, quienes confirmaron que el alcalde con licencia dirigía sus operaciones y, además, ordenó la ejecución de un sujeto identificado como Adrián “N”. “Existen declaraciones que pesan en contra de esta persona, que lo relacionan con este delito de homicidio calificado, como autor mediato del mismo, esto quiere decir, como quien ordena la ejecución del delito”, agregó Capella.

Pese a que desde hace tiempo se sospechaba de su vínculo con la organización criminal… y cómo no, si tiene un historial en el que destacan denuncias por tráfico de personas, operación con recursos de procedencia ilícita, así como delincuencia organizada… además de que se le sorprendió intentando ingresar al país de forma ilegal a nueves guatemaltecos. Por si fuera poco, su esposa fue sentenciada en 2009 por el delito de secuestro.

¿Y hasta apenas lo detuvieron? A decir de Capella, la aprehensión del edil se demoró ya que no se contaba con testigos. Aunque Plascencia asegura que se trata de una persecución política.