Cerebros suicidas

Las investigaciones sobre las causas del suicidio son numerosas. Recientemente, científicos en Canadá hacen un estudio basado en tejido cerebral de personas que se han suicidado, comparándolo con el de personas que murieron por causas naturales como infartos.

Investigadores de las universidades de Ontario Occidental, de Carleton y de Ottawa descubrieron recientemente que los suicidas poseen una composición química diferente a los de la gente que muere por otras causas. La razón? Genética y causas ambientales.

De acuerdo con un artículo publicado en el Biological Psyquiatry (Psiquiatría Biológica), los suicidas presentaban un grave trastorno de depresión antes de su muerte. Eso aunque suene lógico significa un gran avance, pues demuestra que los factores ambientales pueden producir cambios fisiológicos que lleven al suicidio.

Las células de quienes decidieron quitarse la vida, por depresión, estaban modificadas químicamente, de forma tal que un gen, receptor de señales químicas, estaba siendo bloqueado afectando funciones cerebrales relacionadas con la regulación de la conducta.

De igual forma se llegó a la conclusión de que las células neuronales son maleables, lo cual es uno de los más importantes descubrimientos de dicho estudio. “Nuestras neuronas siguen siendo las mismas desde el comienzo de nuestra vida así que la idea de que existen mecanismos, tanto genéticos como ambientales, capaces de modificarlas es realmente sorprendente” señaló Michael Poulter.

En pocas palabras, los cerebros suicidas han sido sometidos a cambios fisiológicos, provocados por ambientes poco favorables. Un tanto de genética y otro tanto del exterior hacen que aquellos que han perdido la confianza en esta vida decidan dar este paso. Los estudios anteriores entusiasman a la comunidad médica pues ahora piensan implementar tratamientos contra la depresión. Esto disminuiría la alarmante cifra de suicidios, que según la OMS es de uno cada 40 segundos en el mundo.

Estamos hablando de:

depresion suicidio