A propósito del día del niño: La oscura historia, detrás del origen de Chuck E Cheese

Mañana es Día del Niño y la niña, si no tienes idea de dónde llevar a tus hijos o sobrinos, espera a que te contemos del lugar infantil más exitoso y divertido en los últimos tiempos. Juegos, pizza, tickets, regalos y un ratón tierno y amigable, ¿suena como el plan perfecto?

Se trata de Chuck e Cheese´s, un restaurante dentro de un parque de diversiones o viceversa, que nació desde 1977 con el objetivo de entretener a los pequeños y garantizar tiempo de calidad en familia. Tiene pocos años en nuestro país, los suficientes (no más de 4 años) como para convertirse en el lugar favorito de todos los niños de México, adoran el concepto, los juegos, las animadoras, la pizza, los tickets, los regalos, el ratón Chuck, que ya lo quieren igual que a Mickey Mouse, y aman celebrar su cumpleaños allí.

ratón chuck
Flickr

El equipo de Sopitas.com, no quisimos dejar este día tan especial así como así, es por eso que les traemos un regalo muy especial a todos los niños y a todos aquellos, que no dejan morir a su niño interior. Se trata de la inédita y verdadera historia de cómo el ratón Chuck, llegó a ser el personaje emblemático de Chuck e Cheese´s.

Señor, señora, corran por sus chamacos que la historia está a punto de empezar.

via GIPHY

Había una vez, un pequeño ratón que vivía en el orfanato de Santa Marinara, le gustaba jugar con los demás niños que vivían allí, pero lo que en realidad amaba con todo su corazón, era aprender a tocar instrumentos musicales, su canción favorita y la que mejor le salía era el”Happy Birthday”.

Nadie sabía cuándo era la fecha de nacimiento de Chuck E., por lo tanto, nunca tuvo una fiesta de cumpleaños;  eso le ponía algo triste, pero por momentos muy breves, con tantos amigos que tenía en el orfanatorio, al menos una vez a la semana, se cantaban las mañanitas. La parte favorita del Pequeño ratón en las fiestas, era la comida, en cada cumpleaños se servía pizza, lo más delicioso en la vida de Chuck E.

Cuando chocó no estaba aprendiendo música, estaba cantando o bailando o jugando videojuegos, siempre se enfocaba en cosas positivas. Su videojuego preferido  se llamaba “Pong”, tenía tanta práctica que jamás perdía. De hecho un día  se animó a participar en un torneo de “Pong”, por supuesto que Chuck E. ganó cada ronda, obteniendo un  trofeo y 50 dólares como recompensa.

50 dólares era mucho dinero para él, no sabía en qué gastarlo, si compraba 500 kilos de dulces…o 10 pizzas sólo para él, pero al final se decidió por un boleto de camión con destino a Nueva York, para conocer el mundo. Al llegar a la ‘Gran Manzana’, estaba solo y sin conocer a nadie, la corriente de aire  lo obligaba a caminar de aquí para allá, sin rumbo fijo;  hasta que un delicioso olor lo guió a la cocina de una pizzería.

via GIPHY

El lugar era muy lindo, acogedor. Además tenía pizza todo el tiempo, para su suerte, el chef de la pizzería llamado Pascual, era melómano, escuchaba música todo el tiempo y de todos los géneros. Chuck E. comenzó a pensar que se había sacado la lotería.¡Nada podría salir mal!

Hasta que una noche Pascual lo descubrió.- ¡Aaahhhh! ¡Un ratón, ¡Un ratón! Exclamaba el chef. Chuck E. no sabía qué hacer, Se puso tan nervioso que se puso de rodillas y comenzó a cantar.

Pascual  se quedó con la boca abierta. Después de guardar silencio varios minutos, abrazó al tierno roedor, diciendo: ¡¿un ratón que canta?!, será la salvación de mi negocio. Al día siguiente, Pascual cambió el nombre de la pizzería por “Chuck E. Cheese” y presentó a la nueva atracción del lugar.

– Damas y caballeros, por favor denle la bienvenida a Chuck E.,  el ratón cantante, más famoso del mundo. Alentaba Pascual.

via GIPHY

Pero Chuck, nunca me ha cantado para nadie, pues lo que se quedó aterrado. Volteó hacia la ventana para encontrar una inspiración, había un niño tomado de las manos de sus padres, el muchacho portaba una corona de cumpleaños, el ratón sonrío e inmediatamente comenzó a cantar su canción favorita, “Happy Birthday”.

Nadie podía creer que  Chuck E. pudiese cantar y que lo hiciera también. La gente qué pasaba por ahí, no podrían resistirse a la curiosidad de saber porque había tanta  fiesta, aplausos y música en el lugar. Esa noche, Pascual no paró de  hacer y servir pizza y Chuck E. no paró de cantar.

Desde entonces, Chuck E.Cheese, no volvería a ser un lugar exclusivo para adultos, las familias podrían llevar a sus niños, para que fueran justamente eso, ¡niños! Chuck E.Cheese, se convirtió en un gran lugar para festejar cumpleaños, más que eso, es el lugar donde cada momento es tan especial como el de cualquier cumpleaños.

Notas relacionadas:

Comentarios