Mientras Tanto

13 juguetes con los que muchos crecimos y que los niños de ahora ya no conocen

Mucho nos burlábamos de nuestras abuelas cuando las escuchábamos decir que “los niños de ahora ya no son como los de antes”, y la verdad es que conforme uno va creciendo se va dando cuenta de que tenían razón. Y es que antes la tecnología no era tan avanzada y en lugar de jugar con una tableta electrónica, salíamos a la calle a buscar retas con los tazos o a presumir nuestra colección de Hielocos. Claro que también, si nuestros papás nos lo permitían, podíamos darnos el lujo de disfrutar de algunos aparatos que en el momento eran el último grito de la tecnología como el tamagochi o el discman.

Para recordar un poco a nuestro niño interior, el cual queremos pensar que aún sigue vivo, recordaremos un poco a algunos de esos juguetes que nos dieron horas de diversión cuando eramos chamacos y que seguramente si se los enseñamos a los niños de ahora nos aplicarían un “señor, ya siéntese”.

El trompo

No era más que una figura de madera en forma de pera con una punta metálica, la cual tenías que enrollar con una pequeña cuerda y luego jalarla con fuerza para que el trompo girara. Ya si eras un máster, te aventabas trucos como “el columpio” y “la vuelta al mundo”, los cuales muchas veces dejaban a tus amigos con el ojo cuadrado.

Cómo han pasado los años... Juguetes con los que muchos crecimos y que los niños de ahora ya no conocen

Los tazos

Sí, son viejos y aunque aún los siguen sacando en las bolsas de papas, probablemente los niños de ahora no tienen ni idea de lo que era jugarse el honor a la hora del recreo en una reta de tazos. Probablemente conoces o eras de esos niños que no compraban tantas frituras pero ganaban muchos tazos en los pequeños torneos que armabas con tus amigos, y en donde te convertías en el niño más respetado de la cuadra si “volteabas” más de 5 en una tirada.

Cómo han pasado los años... Juguetes con los que muchos crecimos y que los niños de ahora ya no conocen

Etch A Sketch 

O también conocido como Pizarrón mágico, era un rectángulo en forma de televisión que tenía dos botones en la parte de abajo, los cuales al darles vuelta trazaban líneas verticales y horizontales. Podías escribir mensajes, hacer garabatos, y ya si eras un “cerebrito”, te aventabas sus obras de arte en esos pizarrones que ni el mismísimo Picasso. Intentar trazar una línea diagonal en esas cosas era lo más estresante a lo que uno se enfrentaba cuando era morrito. Extrañamos esos días. 🙁

Cómo han pasado los años... Juguetes con los que muchos crecimos y que los niños de ahora ya no conocen

Furbys

El juguete más deseado por aquellos que no tenían hermanos y a los que no los dejaban tener una mascota, el furby era una mezcla entre un peluche y un nenuco que básicamente aprendía todo lo que le enseñabas. Claro que en su momento fue la sensación y aunque daban algo de miedo, todos se morían por tener uno. 

Power Rangers

La fiebre por los Power Rangers fue algo que muchos vivímos en carne propia, es más, quien no se haya emocionado cuando todos los rangers rojos se reunieron en un capitulo que se transmitió allá por el 2002, que lance la primera piedra. Obvio el mundo de la mercadotecnia no iba a quedarse de brazos cruzados y lanzaron tantas cosas de los personajes como les fue posible. Nuestros favoritos eran los muñequitos a los que les apretabas el cinturón y cambiaban su cabeza para transformarse en Power Ranger. Ya si eras pudiente, te dabas el lujo de pedirle a tus papás el Megazord. 

Super Soaker

Hubo una época en el mundo donde el calentamiento global no existía (o igual y sí pero no como ahora), y muchos tuvimos la libertad de mojarnos en la calle con las pistolas de agua de Super Soaker. Claro que dejaba de ser divertido cuando le dabas en el ojo a alguien y sentías que te iban a meter a la cárcel por dejarlo ciego.

Cómo han pasado los años... Juguetes con los que muchos crecimos y que los niños de ahora ya no conocen

Microhornito

Casi todas las niñas noventeras desearon tener un hornito electrónico para hacer sus pasteles o galletas. Claro que cuando ya te aventabas al mundo de la repostería siendo una niña, te dabas cuenta si de plano eso de la cocina se te iba a dar o no. Y no se hagan porque hasta los niños se morían por ayudarle a sus hermanas a preparas pastelitos que parecían todo menos un pastel.

Cómo han pasado los años... Juguetes con los que muchos crecimos y que los niños de ahora ya no conocen

Tamagotchi

No te podías cuidar ni a ti mismo pero por alguna razón, pensabas que tener una mascota electrónica a la que tenías que cuidar, alimentar y limpiar era una buena idea. Obvio si se te moría el tamagotchi, bastaba con apretar el botón que tenía en la parte trasera para resetearlo y hacer como que nada pasaba. Ojalá la vida real fuera así.

Hielocos y Pepsilindros 

No son juguetes pero sí promociones que marcaron nuestra infancia. Los Hielocos eran unas figuritas de plastico semitransparente que hasta tenían su propio álbum (sí, se coleccionaban). Por su parte los Pepsilindros eran vasos normales con diseños cool de los Looney Tunes, o cualquier caricatura popular de la época, que todos queríamos tener. Aunque ahora parezcan algo equis, conseguirlos en esos tiempos era toda una odisea. No me vengas con que nunca fuiste a mendigar tapitas de refresco con tus vecinos.

Cómo han pasado los años... Juguetes con los que muchos crecimos y que los niños de ahora ya no conocen

Cómo han pasado los años... Juguetes con los que muchos crecimos y que los niños de ahora ya no conocen

Manitas pegajosas

Eran el hit si se trataba de pegarlas en las ventanas pero pobre de ti si tu mamá te descubría dejando manchas de manitas por las paredes de tu casa o en cualquier lugar. Aunque eran entretenidas al principio, se arruinaban apenas se les pegaba la tierra, y básicamente perdían la gracia.

Cómo han pasado los años... Juguetes con los que muchos crecimos y que los niños de ahora ya no conocen

Los Discman

Comenzaba la época de la música portátil y nadie lo sabía. Antes de Spotify y los iPods, existió el discman, que era en ese tiempo el último grito de la tecnología. Es más, no importaba que a veces gastaras más en pilas que en discos pues al final te sentías muy pro caminando por ahí con tu reproductor de discos y tus audífonos enormes. No era muy cómodo, pero de que te veías cool, sí te veías cool.

El tetris

Antes del Xbox y esas cosas, existió una pequeña consola portátil (que además era muy barata) con la que bastaban un par de pilas y un buen de paciencia para estar horas dándole al Tetris, el juego donde tienes que embonar figuras de diferente forma. Como todo, llegaba un punto en el que querías aventar el aparato por la ventana, pero aún así era muy entretenido. Tenía como 999 juegos pero todos eran lo mismo.

Cómo han pasado los años... Juguetes con los que muchos crecimos y que los niños de ahora ya no conocen

Las Tronadoras

Nadie sabía cual era el chiste de tener dos bolas pesadas de plástico chocando entre sí, pero todos nos subimos al tren e hicimos de las tronadoras uno de los juguetes más destacados de la época. Todo era risas y diversión hasta que te dabas un trancazo con alguna de ellas, pero eso no te impedía dejar de jugar, Desde ahí sabíamos que nos gustaba ser masoquistas.

Cómo han pasado los años... Juguetes con los que muchos crecimos y que los niños de ahora ya no conocen

¿Cuáles eran sus juguetes favoritos de la infancia? Pónganlo en los comentarios 

Comentarios