Gracias a Keylor y Benzema, Real Madrid es el primer finalista de Champions