El baterista de Rage Against the Machine quiso ser el de Pearl Jam en 1991

Cuando hablamos de bandas como Pearl Jam o Rage Against the Machine, también se debe hablar de tiempo. Hace más de 20 años, estas dos bandas de distintos géneros y distintos lugares, vivieron las experiencias de una generación totalmente perdida que encontró en la música, la posibilidad de ser escuchados y, de paso, divertirse.

Es aquí donde radica su importancia y trascendencia a pesar de que una de ellas, RATM liderada por Zack de la Rocha y Tom Morello, terminó hace casi 18 años. Sin embargo, cada una desde su trinchera, logró convertirse en una imagen y un himno cuya importancia no se discute. Pero, ¿qué hubiera sucedido si, de alguna manera, se mezclaban?

Resulta que en 1991, el baterista de Rage, Brad Wilk, hizo una audición para formar parte de Pearl Jam cuando el baterista de esta banda se fue, justo en el año en que esta agrupación de Seattle saltó con el disco Ten que presenta canciones icónicas como “Even Flow”, “Alive” y “Jeremy”.

En entrevista para el podcast de Let There Be The Talk, Wilk platicó sobre cómo durante unas presentaciones se convirtió en el baterista de Pearl hasta que descubrió, a sus 23 años, que no encajaba musicalmente hablando, sobre todo por su relación con Jeff Ament, fundador de la banda.

“Ellos (Pearl Jam) fueron a Inglaterra a grabar Ten junto a Tim Palmer. Recibí una llamada de Eddie, ‘Acabamos de perder a nuestro baterista, me encantaría que vinieras y conocieras a todos. Te enviaré las canciones’”, comentó Wilk. “Me estaba cagando en los pantalones, nunca había estado fuera del país, fui a sacar mi maldito pasaporte. Estoy escuchando las canciones, soy muy joven y pienso: ‘Esta es mi oportunidad, es el momento’. Fui a Europa y tocamos juntos, Eddie y yo creamos un vínculo, pero para los otros era el ‘chico nuevo’”.

En el 91, Rage Against the Machine todavía no salía a la escena musical. El disco debut de la banda salió hasta 1992 para colarse en las listas de los mejores discos de la historia de la música al fusionar diversos géneros que iban desde el metal, rap, hip-hop y rock.

“Para no hacer la historia larga, estuve allí y simplemente no encaje musicalmente, sobre todo con Jeff, quien es un increíble bajista. Este fue un caso donde no importa qué tan bueno eres, la química lo es todo. Simplemente no hubo clic… no era el indicado”.

Cuando regresó a casa, no pasó mucho tiempo para que se convirtiera en el cofundador de RATM junto a Morello, de la Rocha y Tim Commerford. Después de que todo terminara en el 2000 por la salida de Zack, los otros tres formaron Audioslave junto a Chris Cornell, el cual venía de Soundgarden.