¡Aún hay esperanza para que el demonio de Tasmania no desaparezca!

Varios ejemplares fueron encontrados sanos en Tasmania, por lo que las esperanzas de poder salvar a los demonios de la extinción están latentes.

La población de estos marsupiales se vio severamente afectada a causa de tumores faciales altamente contagiosos, lo que acabó con más del 80% de la población de los demonios de Tasmania en los últimos 20 años. 

Dan esperanza al demonio de Tasmania

Afortunadamente, según La Jornada, fueron hallados 14 ejemplares sanos, de entre 10 meses y 5 años de edad. Estos animalitos fueron encontrados durante una expedición de conservación científica en las bahías de Wreck y Nye, en el suroeste de la isla.

“El hallazgo es muy significativo. Lo más importante es que la localización geográfica del hallazgo está totalmente aislada del resto de la población”, dijo David Pemberton, del programa para salvar la especie.

Por ahora, las muestras tomadas de los excrementos y las orejas de los demonios encontrados, están siendo analizadas para estudiar la diversidad genética de los animales sanos y compararla con las poblaciones infectadas.

Dan esperanza al demonio de Tasmania

“Encontrar diablos con diversidad genética nueva nos dará quizá una oportunidad de salvar a la población“, dijo Pemberton.

Por su parte, Catherine Grueber, experta en genética de especies, dijo que este descubrimiento es muy importante debido a que la población que ha sido estudiada hasta el momento “ha declinado rápidamente y además está fragmentada”.

“Los demonios han perdido diversidad genética y tienden a la endogamia, lo que es obviamente daniño y provoca muchos otros problemas”, explicó la experta.

A causa de la baja diversidad genética del demonio de Tasmania, la enfermedad que provocaba los tumores se expandió rápidamente. Así, el hallazgo de los animales sanos podría traer esperanzas.

Si no se controla la enfermedad, ésta podría terminar con la población del demonio de Tasmania en unos años, así como pasó con el tigre de Tasmania, cuyo último ejemplar murió en 1936.

El demonio de Tasmania es el mayor marsupial carnívoro que existe. Fue nombrado de esa manera debido a la peculiaridad de sus gruñidos.

Comentarios