Exgobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, consigue suspender su extradición a EEUU

Para que no crean en Estados Unidos que desde el bote están armando un congreso de exgobernadores tamaulipecos, un juez de Distrito de la entidad concedió al buen Eugenio Hernández Flores la suspensión del proceso para que se vaya a hacerle compañía a su colega (de cargo y de negocios turbios), Tomás Yarrington.

“Se concede la suspensión de plano para efecto de que el acuerdo de extradición no se ejecute y el quejoso quede a disposición de este juzgado de Distrito sólo en lo referente a su libertad personal en el lugar en el que se encuentra recluido”, indicó el juez.

Tomás Yarrington y Eugenio Hernández
Foto: Político MX

De acuerdo con Proceso, David Calderón – nombre del mencionado juez – suspendió de manera provisional que la Secretaría de Relaciones Exteriores pueda mandar al exmandatario tamaulipeco a enfrentar a la justicia gringa. Según destacó la defensa de Hernández, se espera que la suspensión sea definitiva… aunque para eso tendrá que recurrirse a instancias del Tribunal Colegiado o, en su defecto, con la Suprema Corte de Justicia (SCJN).

El priista es solicitado por las autoridades de Estados Unidos para que les aclare cómo está eso de que andaba asociándose con fines delictivos, específicamente para lavar dinero. Nada más… ése es el único delito que se le ha fincado al exgobernador del otro lado del río Bravo. De hecho, las autoridades de EEUU ya se frotaban las manos por tener la parejita de exmandatarios tamaulipecos, ya que la SRE había notificado a Hernández de su próxima extradición… con un pequeño respiro: el extraditado podía solicitar juicio de amparo.

Y qué creen… pues la defensa de Eugenio decidió alargar el trámite, con la advertencia de que una vez que el juicio termine se “procederá, en su caso, y en términos de los plazos previstos en el marco jurídico aplicable, a la entrega a las autoridades estadunidenses”. Aunque hay que aclarar que la cancillería no decidió la entrega de Hernández prejuzgando su culpabilidad o inocencia, sino porque se trata de un procedimiento meramente administrativo.

Comentarios