‘Feo y cruel’: La víctima de Polanski habla sobre la expulsión del director de la Academia

En 1977, el director polaco Roman Polanski fue acusado de tener relaciones sexuales con una niña de 13 años. Cuando lo encontraron culpable, Polanski decidió salir de Estados Unidos para nunca volver a pisar el país… pero sí ser premiado por la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas en 2003 por el filme El pianista.

Ahora, a casi 40 años del suceso y 15 de haber sido premiado con uno de los máximos galardones, la Academia decidió expulsar a Polanski de su afiliación junto a Bill Cosby el 3 de mayo de 2018. El abogado del director, Harland Braun, habló en su representación para decir que la Academia no cumplió lo que había dicho sobre el paso que tenía Polanski para apelar.

Queremos ir a proceso legal. No es pedirle mucho a la Academia, ¿o sí? Se le iba a notificar al señor Polanski sobre la decisión y se le darían 10 días para presentar su caso. Es toda una calamidad en el sentido que ellos no siguieron sus propias reglas… Es impresionante que sean tan injustos. Vamos a sentarnos con la Academia y decirles, ‘Oigan, amigos, sigan sus propias reglas’”.

El abogado del director no es el único que ha hablado sobre el tema. La víctima de Polanski, Samantha Geimer, comentó la decisión “hipócrita” de los Oscar de sacarlo. En entrevista con Vanity Fair, Geimer,, ahora de 55 años, dijo: “Es una acción fea y cruel que sólo sirve como una apariencia. No cambia la cultura sexista que hay en Hollywood y sólo muestra que se matarían entre ellos para sobrevivir. Me da gusto lo de Roman, pero la Academia no tiene honor, son puras relaciones públicas”.

También cuestionó la decisión de expulsarlo al mismo tiempo que Bill Cosby: “Pudieron haberlo sacado a él, pero lo juntaron con Cosby. Qué montón de idiotas”. El Time’s Up y el #MeToo, se han encargado desde que salieron los cientos de casos en contra de Harvey Weinstein, de procurar la igualdad de género en la industria, así como darle a las mujeres la posibilidad de denunciar casos de abuso de poder, violación y acoso sexual. Además, hace poco más de un mes, John Bailey, presidente de la Academia, fue acusado e investigado por acoso sexual.