Hace erupción el Kilauea y cientos tienen que evacuar sus casas

Este viernes, 4 de mayo, la cosa sí se puso fea en Hawaii. El volcán Kilauea nos demostró que sigue vivito y coleando; claro, con la erupción de esta mañana también se encargó de recordarnos que es uno de los volcanes más activos en el mundo. Sismos, lava, evacuaciones y grandísimas fotografías son algunos de los recuerditos que dejó el volcán ubicado en la Isla Mayor de Hawaii.

Al entrar en erupción, la lava llegó a una zona residencial y más de mil 700 personas tuvieron que ser evacuadas. Además, el departamento de incendios de la isla detectó índices extremadamente altos de gas dióxido de azufre en el área. El gobernador pidió ayuda a la Guardia Nacional —sí los mismos que en otros estados usan para militarizar la frontera— y pidió a los habitantes que se prepararan para “mantener a su familia a salvo”.

Cuando el volcán decidió explotar, no lo hizo de la nada. De acuerdo a CNN,  desde el lunes la zona había sentido cientos de sismos y tuvieron que cerrar el parque por medio a que los volcanes despertaran. Además, reportaron que estos temblores ocasionaron que colapsara un pedazo del cráter de Pu’u’Ō’ō —¿Cómo se pronuncia eso?—, que es un cono volcánico en la parte este de nuestro cuate el Kilauea.

—Tal vez solo quería encontrar novia—

El volcán mide más de mil 200 metros de altura y ocupa el 14% de toda la superficie de la isla, entonces si decide sacudirse o explotar, los riesgos para los habitantes son en serio.


En toda la historia, las tradiciones hawaianas hablan de el masivo poder del Kilauea —cuentan que en su cráter habita la diosa del fuego, Pele— y que es el culpable de destruir más de 200 estructuras en los últimos años. De sus erupciones no se han salvado las casas, las carreteras, el centro de visitantes de Parque Nacional y hasta sus jardines botánicos han desaparecido por la lava de este famoso volcán.

La erupción de este jueves, forma parte de un ciclo que lleva activo desde 1983 y ha registrado más de 60 explosiones en este tiempo; o sea, a menos que quieran ver estos espectáculos seguido, no se vayan a vivir al pequeño pueblo de Kalapana. Este pueblo tiene la fortuna de estar construido a las faldas del volcán y en los últimos años ha aparecido y desaparecido de acuerdo a los berrinches del poco amistoso cráter.

Eso sí, es una tragedia que los hawaianos pierdan sus casas, que sus familias corran riesgos; pero la belleza de la naturaleza no tiene comparación. Entonces acá les van algunos de los mejores videos:

Comentarios